Finca Alfoliz

 

Carretera a-492 km-6,5 21110 Aljaraque, Huelva
Teléfono: 959245135

Es mucho el dinero gastado en comer fuera durante los casi 14 años que llevo contando mis ensayos gastronómicos, y una de las cosas que he aprendido en este tiempo es no escribir en caliente del sitio en cuestión. Hay que dejar que la experiencia se asiente para poder valorar con suficiente objetividad los establecimientos donde vamos a comer. Pero en esta ocasión no he podido esperar para contaros los detalles de comer en Finca Alfoliz, un lugar al que llegamos con muchísima ilusión y las expectativas muy altas. La finca, aunque algo escondida, es una autentica maravilla. El día estaba ensombrecido por la lluvia y no se podía disfrutar suficientemente del entorno. El nuevo proyecto de Xanty Elías se puso en marcha el pasado 7 de Septiembre. Finca Alfoliz es una preciosa hacienda localizada en Aljaraque que toma el testigo de Acanthum, con la combinación del uso de la mejor materia prima onubense y el respeto al medioambiente. Muchos no entendimos el porqué de cerrar Acanthum, a pesar de la dura prueba pandémica y la subida de un alquiler que no podían ni querían afrontar. Ahora lo tenemos más claro, un paso “al lado” para poder coger aliento y tomar aire fresco, para hacer las cosas diferentes y aún mejor. Pero Xanty huye de las comparaciones con Acanthum, aunque resulte casi inevitable. Del Estrella Michelin se conserva la filosofía de agradar a los clientes, el tartar de jarrete de jamón de bellota, las croquetas de chocos y la sonrisa de los camareros. Y poco más.

En los últimos años el término ‘sostenibilidad’ ha ido ganando popularidad debido a una mayor presencia en nuestra vida. La conciencia ciudadana ha ido cambiando, aumentando el número de potenciales clientes dispuestos a pagar más por un producto o servicio que sea respetuoso con el medio ambiente. Xanty propone un modelo sostenible ligado a la naturaleza, usando materiales nobles para cocinar, como el carbón de diferentes tipos de leña, y haciendo que la finca se gestione de forma sostenible en todos los ámbitos. Una de las mejores vías para integrar la naturaleza en un restaurante es apostar por la creación de un huerto en el que cultivar sus propios alimentos o especies, lo que potencia enormemente su compromiso con la ecología. Además, es una gran opción para controlar la calidad de los productos que se sirven a los clientes. Lo ideal, como en el caso de Finca Alfoliz, es ubicar el huerto dentro de las instalaciones del propio restaurante, incluso ofreciendo la posibilidad a los comensales de elegir sus propias verduras. Finca Alfoliz tiene 9.000 metros² para que las personas disfruten de la naturaleza y los entornos como el huerto, el césped, además de una zona exclusiva para dormir la siesta bajo las parras, donde no se permiten copas, niños molestando, ni aparatos, móviles o tabaco. Sus características lo convierten en un oasis de tranquilidad y un destino perfecto para los amantes de la vida al aire libre, la gastronomía y el bienestar.

Finca Alfoliz, cuyo nombre hace referencia al lugar donde antiguamente se guardaban las cosechas con las que se pagaba el diezmo, fue comprada por sus padres en 1978, y fue la residencia de Xanty hasta 2015. Su propuesta culinaria puede degustarse tanto al aire libre, con amplias terrazas exteriores pensadas para ello, como en un comedor interior y en reservados. En el interior hay también amplios salones para reuniones de trabajo o familiares, y todo decorado de forma rústica, con fotos y cuadros que pertenecen a la intimidad de la familia, predominando la elegancia y la sencillez con la mezcla de mobiliario antiguo y actual, y con el uso de materiales nobles y naturales. También disponen de una elegante bodega de metacrilato. La oferta de Finca Alfoliz apuesta por establecer un consumo responsable también conocido como “comida de kilómetro cero”, que consiste en comprar los alimentos directamente a los productores de la comarca, lo que favorece el consumo de productos ecológicos locales. La idea es que sus comensales coman “cien por cien onubense” y que después puedan disfrutar de una charla con copas al aire libre.

Una cocina sabrosa y con los pies en la tierra, con elaboraciones sencillas en las que el producto es el protagonista. Aquí encontraréis Ibéricos cortados a mano como el Jamón Ibérico de Bellota Sánchez Romero Carvajal 11.00 €/20.00 €, Caña de lomo de Bellota 10.00 €/18.00 €, Jabuguitos de Bellota Cinco Jotas 7.00 €. Entradas frías como la Ensalada de “Oreja de Burro” y queso Dos Hermanas 8.00 €/14.00 €, Paté ibérico de ave con zanahorias encurtidas 12.00 €, Aguacate a la brasa, sopa de tomate rosa y pan ácido 9.00 €, una exquisita Ensaladilla de gambas de Huelva 9.50 €, su famoso Tartar de jarrete de jamón ibérico de bellota SRC, mostaza helada y yema de corral 16.00 € o el Humus de garbanza de Escacena y berenjena a la brasa 9.00 €. Tapas calientes como el Kale salteado con ajos con huevos fritos de corral 16.00 €, Verduras del huerto salteadas a la parrilla con sus salsas 12.00 €, Champiñones con tártara y jamón ibérico 8.00 €/15.00 €, Flor de cebolla frita en perol y sus salsas 10.00 €, Huevos fritos con jamón ibérico SRC “Finca Alfoliz” 20.00 €, Pimientos fritos del huerto con sal bio 9.00 €, Berenjenas asadas al carbón, pimientos asados y membrillo 10.00 €, Nuestras croquetas de jamón o de choco artesanales 9.00 €/16.00 €.

Mejillones a la brasa de encina 12.00 €, Navajas a la brasa 14.00 €, Chirlas a la brasa 15.00 €, Gamba de Huelva al ajillo 21.00 €, Gambas de Isla Cristina a la brasa de encina 23.00 €, Dorada de estero a la “teja” con mojo rojo Piezas completas al peso €/100gr 6.50 €, Calamar de trasmallo a la brasa de encina 22.00 €, Tarantelo de atún rojo de almadraba y su refrito con pimientos 20.00 €, Arroz de verduras al barro Mín 2 personas 16.00 €, Arroz de abanico ibérico Sánchez Romero Carvajal 19.00 €, Arroz de ortiguillas de mar al barro 19.00 €, Arroz de pescado y marisco al barro 22.00 €. Chuleta de vaca Frisona 50 días de maduración Pieza de 1000 gr o superior €/kg 68.00 €, Solomillo Ibérico a la brasa de encina SRC 18.00 €, Presa ibérica a la brasa de encina SRC 22.00 €, Abanico ibérico a la brasa SRC 14.00 €, Pluma ibérica a la brasa de encina SRC 20.00 €, Hamburguesa de cadera de vaca y queso Dos Hermanas Brioche artesano, salsa especial y al punto que quieras 14.00 €, 1/4 Costillar Ibérico de bellota SRC asado muy lento 12.00 €, Pollo picantón a la brasa suave 12 horas 12.00 €, el Brazuelo de cordero lechal andevaleño 24 horas estaba exquisito, pensado para una persona es caro para el tamaño 24.00 €. Y para cerrar, postres artesanos como el Arroz con leche de la “Mami” 5.00 €, Tarta de chocolate con leche al caramelo y dulce de leche 6.50 €, Cremoso de limón con merengue tostado y helado de pino 6.50 €, Los montes de Paymogo 6.00 € o la Tabla de quesos de Huelva Oveja, cabra y vaca 16.00 €.

El servicio amable y rápido (Igual un poco apresurado para mi gusto). Después de la cara de la moneda viene su cruz. El chef siempre fue amable y atento en Acanthum pero aquí estuvo innecesariamente brusco y distante. Por otra parte, no nos gustaron los huevos de choco a la brasa 18.00 €, un producto que no mejora su sabor al cocinarlo poco y sin embargo empeora bastante la textura si se sirve casi crudo, se vuelve gelatinoso y chicloso. (El error fue mío al comerlo por vergüenza). Tuvieron que rectificar la cuenta final porque nos cobraron este plato dos veces. Otro detalle es que para mi, ciertos actos son más bien de teatro, sobran. Caso, aliñarte el propio chef, con las manos enfundadas en guantes, la ensalada de lechuga y tomates cherry en un lebrillo y pasarla a una bandeja para cobrarte 14.00€. Respetando como siempre todas las opiniones, me voy a reservar en este caso mi opinión sobre dicha teatralidad. Se que mi valoración no es reseñable para un Estrella Michelín, pero yo os tengo que contar mi experiencia. Una experiencia que en general resulto positiva, pero el conjunto de la valoración de la misma considero que no solo se compone de lo ingerido, hay otros factores añadidos que son lo que dan entre todos el 10. Pagamos 120,10€ para dos personas con 2 cervezas y 4 copas de Vallehondo, un tinto del Condado, pero la verdad es que creo firmemente que existen muchos sitios entre Sevilla y Aljaraque (96 Km) donde habríamos comido igual a mejor precio. De cualquier forma, acercar la naturaleza a la restauración siempre será una buena alternativa que permitirá a este negocio diferenciarse del resto. Ojala mi próxima visita sea de 10. Todos esperamos una experiencia especial cuando vamos a un restaurante como este.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
44433

Compártelo en tus redes sociales

2 Comentarios

  1. Muy buena critica y reseña.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.