Por la boca muere el Pez Tapas

 

Calle López de Gomara, 59, 41010 Sevilla
Teléfono: 625 81 99 34

Los vecinos entran y salen de la farmacia y se paran a comprar el cupón de la ONCE. Mientras, los niños acuden al colegio, las furgonetas aparcan en doble fila para descargar y en la esquina de República Argentina dos vecinos charlan animadamente. Esta es la imagen por las mañanas de esta zona de la capital si paráis a desayunar en algunos de sus establecimientos hosteleros. Y es que, al fin y al cabo, ¿qué buscamos en el bar del barrio?. Básicamente que todo siga igual, igual que siempre, igual que cuando te sientas cada mañana a leer la prensa con el primer cafelito, igual que cuando quedas con los amigos para celebrar tu cumpleaños o igual que cuando te tocó pagar por perder el partido. Entre Triana y Los Remedios acaba de ponerse en marcha uno de esos clásicos bares de tapas sevillanos con un sugerente nombre que tira de refranero. Y es que este establecimiento de la esquina de López de Gomara se llama “Por la boca muere el pez” y es el hermano pequeño de “Bicho Malo”, un coqueto local de la calle Callao que ya conocemos de varias visitas. Para conseguir adaptarse a su clientela de Triana, en este nuevo espacio utilizan productos locales y buena materia prima andaluza esencial para sus platos.

Es cierto que las tapas se presentan con un menaje moderno, que la estética de las recetas está muy cuidada o que los camareros que os sirven están perfectamente uniformados, pero en definitiva nos hemos encontrado uno de esos bares entre barrios que parece llevar abierto toda la vida. Al frente del negocio está mi amigo David de la Rosa, un hostelero sevillano con una dilatada experiencia que ha pasado por empresas tan representativas de la ciudad como Los Lebreros o Miguel Ángel Catering. David sigue apostando por sus clientes como su prioridad, y en esta ocasión ha cambiado el ajetreo turístico junto al Mercado de Triana por este negocio que se nutre básicamente de sus vecinos y de los que llegamos a su local buscando el buen hacer de su cocina. Una cocina capitaneada por Rafael Mauriño, con la supervisión de Alfonso González, chef del grupo. (Todas las recetas y las producciones son de Alfonso). David ha sabido reinventarse sin perder las raíces del tapeo sevillano y sin renunciar a incluir en la carta tapas más actuales.

No sobra demasiado espacio en el interior que se divide en dos pequeños salones con 3 mesas cada uno y una barra de servicio. La zona exterior aprovecha la esquina para repartir mesas bajas y altas en una terraza amplia perfecta para los días de sol. La decoración es sencilla pero elegante y destaca la gran maqueta del puente de Triana sobre la barra. Una preciosa maqueta que también encontramos en Bicho Malo. Paredes forradas en madera, mesas y sillas de metal y madera con manteles negros individuales y platos rojos y la puerta de cocina con bandeja pasaplatos. Hay dos grandes ventanas que dan a la terraza que normalmente está llena, con lo que conseguir una mesa no resulta tarea fácil. Por ello, es recomendable reservar.

“Por la boca muere el pez” es un espacio con un servicio que se implica y mima al cliente y una acertada y reducida carta que comienza con las croquetas caseras de jamón ibérico 3,00€, mantecaito de solomillo al whisky 3,00€, montaditos de gulas al ajillo, gambón y alioli 3,50€, salmorejo cordobés 3,00€/6,00€, ensaladilla de la casa 3,00€/6,50€, alcachofas a la plancha, setas confitadas y huevo poché 3,80€/8,00€, parrillada de verduras con romescu y queso parmesano 5,50€, flamenquín de pollo 3,80€, gyozas 3,50€, salteado de arroz, pollo al curry y coco, cacahuetes y pasas 3,80€/7,50€, arroz de sepia y gambón 3,80€/8,50€, chocos fritos 8,00€, pata de pulpo braseado, chorizo al infierno y papa arrugá con mojo verde 12,00€, bacalao dorado 5,50€, tosta del bicho 4,80€, lagartito ibérico 3,60€/8,00€, carrillada de cerdo al P.X. y queso de cabra 3,80€, patatas bravas 3,50€/6,50€, miniburguer de buey, salsa de encurtidos y queso havarti 4,50€ o el solomillo de vaca (100gr), verduras salteadas y mantequilla de avellana 6,90€. La carta se completa con algunas opciones a tener en cuenta, como la paella mixta o las espinacas con garbanzos. Para rematar la comida, la carta de postres presenta el coulant de chocolate, torrija brioche con tofe o la tarte au citrón. Los vinos de origen andaluz y extremeños estan muy presentes, dentro del objetivo de potenciar los productos locales. Pero no faltan otros como Rioja, Ribera del Duero, Rías Baixas o Toro. Nuestra cuenta para cuatro personas, con varias tapas cada uno, cervezas y botella de vino se fue a 76,00€.

La ciudad y, por tanto, también sus barrios, no son estáticos, sino que evolucionan con el paso del tiempo. Triana sigue siendo uno de los mejores barrios del mundo (eso es así). Además, está lo suficientemente cerca del centro como para seguir atrayendo jóvenes, justo al otro lado del río, donde empieza la vida de barrio. Y aquí, amigos, están los bares de verdad. Un barrio es también su historia y Triana/Los Remedios tienen una crónica que nos encanta y que nos hace sentir parte de su gente. Estas calles conservan su antigua alma y una oferta gastronómica y de ocio que hacen de este distrito el lugar ideal para aquellos que quieren sentirse en uno de los últimos verdaderos barrios de Sevilla. Ven al territorio donde las cosas suceden de verdad, donde abuelos conviven con niños, donde pararse con los vecinos es una forma de vida, donde las escuelas son un crisol de culturas, y donde no es que la cocina de temporada se haya puesto de moda… es que aquí sabían, desde siempre, que era la única importante. Gracias al equipo por su hospitalidad. Volveremos.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
34433

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.