Mesón El Casca

 

Calle el Máquina, 16, 41907 Valencina de la Concepción, Sevilla
Teléfono 664 85 24 17

Este texto está dedicado desde la primera línea a Don José del Bosch Miguez (Pepe el Casca) recientemente fallecido. Familia, trabajo, pasión por la gastronomía y exigencia en la selección de productos. Todo eso es el Mesón el Casca. Un interesante espacio que con los años se ha convertido en parada obligada en el Aljarafe sevillano a la hora de disfrutar de las mejores carnes. Un lugar que tiene como objetivo hacer sentir cómodo a todos los comensales, sin diferenciar al cliente habitual o al esporádico. Clientes que se mueven en busca de restaurantes que sean capaces de sorprender desde la sala, a la cocina, pasando por la decoración y el ambiente. Poco a poco, sin perder su esencia, se ha ido convirtiendo en un restaurante capaz de ofrecer una agradable experiencia gastronómica. Son muchos los parroquianos en Valencina que han hecho de él su comedor de confianza, por la calidez del ambiente y por los años de trato cercano.

Tal y como ellos lo explican, este mítico bar de Valencina de la Concepción se fundó en 1974 con nombre del El Divino. En el soberao se hicieron las primeras reuniones de la que hoy es la Hermandad del Rocío de Valencina de la Concepción con Pepe el Casca como uno de lo hermanos fundadores y número dos de la Hermandad. El Casca trabajaba como encargado en el bar Las Carretas de la Pañoleta, un local donde se podía encontrar cantando a Camarón. Por eso era tan conocido en el mundo del artisteo. Años después regentó la Cervecería Betis en Triana donde estuvo 12 años. Fue amigo del Bari de Triana, Manuel Salado, Chiquetete, Raimundo Amador o Kiko Veneno entre otros. Una herencia musical en la que el flamenco y el rock andaluz se dan la mano y que podemos ver representados en las paredes del Casca. Ilustraciones, fotografías o los grafitis de Dany de la Cerda Haynes que encierran el respeto y admiración de esta familia hacia los artistas de más calidad que ha dado Andalucía. En 2013, Santi, el menor de los cinco hermanos, cogió el testigo del negocio, dándole un toque personal pero conservando la esencia del antiguo Divino. Un joven empresario que lleva el negocio junto a Estefanía Benítez y que heredó de su padre el amor por la música de grandes artistas como Silvio, Triana, Bambino, Camarón, el Pali…

La casa del Casca es propiedad de la familia, de hecho viven allí. Estamos en un edificio de estilo rústico, con paredes blancas de gotelé y ladrillo visto pintado de azul en la fachada. El interior conserva la personalidad genuina de los antiguos mesones, con paredes gruesas que sustentan pequeños arcos de medio punto y una barra corta a la entrada. Llama la atención la cantidad de fotos de artistas que llenan sus paredes. Tras la cocina un reservado que actúa también como segundo salón. Su magnífica brasa de piedra a la vista hace las delicias de los clientes que pasan por unas estrechas escaleras camino del umbrío soberao de techos de madera a dos aguas o de la estupenda azotea donde podemos ver la imagen de Silvio. En las mesas, manteles de cuadros y algunas sombrillas para refugiarse del calor. Fuera, algunos veladores para las noches de verano que se acercan.

La cocina sin un buen producto es humo. En este restaurante se prima la búsqueda del producto de temporada, de proximidad, a poder ser andaluz, para a partir de él, poder crear y aplicar los conocimientos de cocina tradicional unidos a otras influencias y sólo así, ofrecer la unión perfecta entre tradición y modernidad respetando el producto de base. Tapas, medias raciones y raciones pensados para compartir. Podéis empezar con la chacina ibérica: Chorizo 2,60€/5,00€/10,00€, salchichón 2,60€/5,00€/10,00€, jamón de bellota 2,70€/8,00€/12,00€ o quesos 2,70€/8,00€/12,00€. Montaditos de chorizo picante, carne mechada, pringá 2,60€ o mechada con queso de cabra y cebolla frita 2,80€. Entrantes fríos como el aliño de papas 2,60€/6,00€/12,00€, aliño tropical 2,60€/6,00€/12,00€, ensaladilla de gambas, huevos rellenos o el tomate aliñao 5,00€/8,00€. Entrantes calientes como las papas arrugás 5,00€/8,00€, además de sus capirotes de langostinos caseros rellenos de queso 5,00€/10,00€, tiras de pollo 2,60€/6,00€/10,00€, fundido provolone 7,00€, queso de cabra con miel de caña 4,50€, croquetas de puchero 2,60€/5,00€/10,00€ o croquetas gourmet de pollo Pantoja, espinacas o cordero con dátiles 3,00€/6,30€ y su exquisito pan de ajo 7,00€. Tienen una tortita mexicana que es una tapa solidaria en la que el 50€ del precio va destinado a la Asociación de cáncer de Valencina.

Pero donde destaca el Casca es en sus brasas. Especializado en cortes de ternera (Retinto, buey o novillo), lo mejor del cerdo ibérico y el cordero lechal, pasando por el pato o sus famosas hamburguesas exclusivas hechas en la casa. La carnes son de Cárnicas el Alcázar de Vejer de la Frontera y Arcos Ibéricos de Utrera. Lagarto ibérico 4,00€/8,00€/13,00€, presa ibérica 16,00€, pluma ibérica 4,00€/8,00€/14,00€, chuletitas de cordero 15,00€, castañuelas de cordero 8,00€/14,00€, solomillo ibérico 15,00€, magret de pato 15,00€, brochetas de solomillo 7,00e, solomillo gorgonzola 8,00€ o sus burguer de la casa con queso y jamón 7,50€, burguer mexicana con beicon y salsa mexicana 9,00€, la burguer morada con cheddar y caña de lomo 8,00€ o la burguer al gorgonzola o al P.X. 10,00€, la chicken búfalo con pollo empanado 7,60€, la chicken barbacoa 7,60€ o la vegana de quinoa y legumbres 6,00€. Un gran fuera de carta con platos como el salmorejo, choco plancha, riñones de ternera, solomillo y chuletón de ternera brasa, tuétano de vaca, Black Angus o los higaditos de pollo. Para maridar tenéis una pequeña carta de vinos, con clásicos a precios correctos.

Don José fue quien despertó la pasión por la hostelería de este empresario “valencinero de toda la vida” que desde entonces se ha dedicado a trabajarla y estudiarla. Algo que siempre ha llevado dentro porque desde niño ha estado entre fogones en su propia casa. Con él aprendió lo que sabe para ponerlo en práctica en su día a día. Mesón el Casca es un lugar donde la atención y la amabilidad del servicio son muy destacables. Esa pasión que tiene este joven equipo por el trabajo es lo que el comensal percibe. Un establecimiento para comer relajado, disfrutar de sus carnes, acompañado de un vino o una cerveza fría. Una cocina consistente, con sabores definidos, donde se juega con las brasas para darle una terminación excelente al producto. La experiencia gastronómica es muy recomendable. Por eso podemos decirle a “El Casca”, allí donde este, que Santi continua haciendo bien las cosas y que su negocio se ha quedado en las mejores manos para que dure muchos años más. Para mí ha sido un descubrimiento y por eso volveremos seguro. Tenéis que conocerlo.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
42434

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.