Quesería Vuelve Carmina

 

Calle Conde de Torrejón, 32, 41003 Sevilla

Si sois amantes del queso, os dará igual la variedad del mismo: desde los suaves a los más olorosos e incluso hediondos. ¿Quién puede resistirse a ellos? Solos o acompañados, siempre están buenos. Aunque este alimento lleva presente en nuestra dieta desde hace miles de años, la realidad es que gastronómicamente no se le ha sacado siempre todo el partido que merece por sí mismo. Muchas veces condenado a las tapas o en recetas, que engrandecen el resultado pero disminuyen su sabor, el queso cada vez está más presente en las cartas de numerosos establecimientos, que ofertan todo tipo de variedades con las que deleitar al comensal. Hoy nos adentramos en el mundo de los derivados lácticos. Así que preparad vuestras papilas gustativas.

Al frente de este singular local encontramos a dos avezados empresarios del sector que unen fuerzas para sacar adelante un proyecto que encaja a la perfección en ese aire bohemio que tienen los alrededores de la Alameda de Hércules. Con talento e ilusión, Jota Leirós, propietario de Lola por Dios, La Chalá y la Champanería de Feria y Juan Eugenio de Casa Ginés en Mazagón, decidieron apostar por abrir Vuelve Carmina, entre la Alameda y la Calle Feria, donde la cocina tradicional y el respeto al producto se ha ido abriendo paso. Estamos en un sitio tranquilo, donde el tiempo se detiene. Un homenaje al primer eslabón de la cadena que culmina con uno de los alimentos más antiguos y universales. La mayoría de sus variedades provienen de productores pequeños, artesanos nacionales e internacionales, con una carta de unos 70 quesos, donde el 80% son de procedencia nacional y de ellos aproximadamente el 30% de producción andaluza, además de quesos internacionales de Francia, Holanda, Italia e Inglaterra. Y si te parece mucho queso también tienen chacinas de León. Y para regarlo, vino por supuesto. Más de cien vinos de todas las Denominaciones.

“Barra en la que parar, vinos y algo de picar”. Son los preceptos de la taberna clásica. Con los movimientos hipster, vintage-retro, creció el interés por estos lugares. Nunca han llegado a desaparecer, pero su fama era regulera y no atraía a mucha gente más allá de parroquianos del barrio. En Sevilla tenemos varias con mucha solera, otras que han aplicado bien la teoría y se han ganado el nombre de taberna, y algún rincón curioso que no lo es pero lo parece. Vuelve Carmina es una de esas tabernas con encanto que recupera el espíritu de las antiguas tiendas de ultramarinos ofreciendo un lugar de encuentro perfecto para beber y comer. Una barra en la entrada atestada de productos de todo tipo, barriles y taburetes para tapear, dispensadores de vino a granel, estanterías con botellas, botijos, balanzas antiguas de aceite y vinagre, lámparas de metal y esparto… y todo en conjunto con ese aire de tabanco jerezano.

Los quesos están divididos en tres categorías con distintos precios: básicos, superiores y Premium. La quesería cuenta con el variado clásico de origen nacional 3,00€ (5ud) y 4,00€ (7ud), variado gourmet de quesos viejos o especiales p/p 4,00€ (5ud), canapé de queso selección 0,50€/ud, canapé de queso Premium 1,00€/ud o taquitos de queso en aceite afinado en el propio establecimiento 2,50€. Complemento de mermelada y frutos secos 1,50€. Además de la gran variedad de quesos hay chacinas y embutidos de Ezequiel en León. Tabla variada de chacina 4,00€ o variado mixto de queso y chacina 4,00€ p/p. Sardinas en vinagre 2,80€, anchoas 00 1,50€, gildas 1,50€, mojama extra, laterío de Balea, ventresca de atún 4,50€, mejillones XXL 4,50€ o hígado de bacalao 4,50€, además de tomate relleno de anchoas, cebolleta y atún. Teleritas de queso azul con chorizo picante 4,50€, jamón, carne mechada y pimiento 5,00€ o montadito de pringá 2,80€. Dos especialidades: Burrata con rúcula y cecina de León regada con vinagre de Jerez 3.00€. Hay una gran variedad de vinos a granel: Vermú (blanco, rojo o bitter) 2,50€, manzanillas y finos 1,50€ y vinos generosos 1,80€ (Solera vieja, Cream, Solera amontillado, Oloroso, P.X. Vino de naranja, vino de pasas, Canasta, palo Cortao 2,00€ o Solera 1847 2,00€) además de Sidra por botella 8,50€, mostos del año y vinagre de Montilla y de Jerez. Todos los productos que sirven se pueden llevar a casa.

Visitar Vuelve Carmina significa viajar a la esencia de nuestra cultura gastronómica para recuperar esas tapas con las que todos hemos crecido. Un espacio que no se puede definir como un simple bar de tapas, sino más bien como una taberna gastronómica con una carta de abacería y con propuestas tradicionales y sabrosas. Si estáis buscando un lugar donde disfrutar de buen queso y buena chacina, acompañados de un vino de la tierra, Vuelve Carmina es el sitio ideal. No solo por su oferta, sino también por el ambiente y decoración del propio lugar que nos evoca aquellas tabernas de antaño. Tenemos que dar las gracias a Juan Eugenio por su hospitalidad. Recomendable.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
34333

Compártelo en tus redes sociales

One Comment

  1. Habrá que visitarla. Muy buen articulo Chencho. Gracias.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.