El Favorito

 

Calle Joaquín Guichot, 5, 41001 Sevilla
Teléfono: 955 09 56 29

El tapeo más clásico exige ineludiblemente una barra: la tertulia con el codo apoyado en la superficie del mármol; la estancia relativamente breve, antes de dispersarse los amigos para ir a comer a sus casas, es cada vez más un recuerdo del pasado. En las barras de los bares se consolidaban relaciones, se estrechaban lazos de amistad y se cerraban tratos. Hoy se bebe menos vino y más cerveza, y la comida se convierte en protagonista en vez de acompañante. Las raciones toman el relevo de la tapa y la mesa sustituye a la barra porque se trata de comer o cenar, no de un tapeo informal. De cualquier forma, es un cambio de costumbres que debemos asumir. Los taberneros, con buen criterio, disminuyen el tamaño de las barras o directamente las suprimen, y apañan comedores y terrazas, más o menos bien equipados. Pero como los clientes lo demandan, miel sobre hojuelas. El grupo Ovejas Negras acaba de poner en marcha un establecimiento donde una elegante barra con tapa de mármol vuelve a ser la protagonista. Este nuevo espacio de espíritu retro está ubicado en el local del antiguo bar “Sierra de Sevilla” en la calle Joaquín Guichot.

Su decoración nos hace trasladarnos a una época lejana. Ambiente clásico para una neotaberna de ladrillo visto y azulejos en las paredes que combinan con las mesas con tapas de mármol blanco, los bancos de lamas de madera, los frisos de las paredes y los techos descarnados con vistosas lámparas vintage en forma de bolas blancas. Aún conserva la entrada acristalada del antiguo local. Los estantes están adornados con botes de verduras en conserva, y sobre la hermosa barra de mármol rosa portugués, unas vitrinas expositoras donde podemos ver la tradicional ensaladilla, los huevos rellenos, la zanahoria aliñada o las gildas de anchoas y piparras. En una esquina, una zona a la vista del público donde se preparan los montaditos y donde cuelgan jamones y chacinas de Quarentena, una firma especializada en productos gourmets que acaba de abrir tienda en Sevilla. A la entrada tienen un enorme enfriador con puertas de madera (imitando las antiguas fresqueras de hielo) donde se van a almacenar los vinos. En la barra se distribuyen algunos taburetes de madera con su escaloncito apoya pies y fuera una estupenda terraza para las noches de verano. Persevera Producciones ha diseñado el proyecto de interiorismo y coordinado el trabajo de remodelación. Los camareros están ataviados con unas vistosas chaquetillas con botones dorados y cuello mao, con mensajes donde se rinde culto a las gildas.

La cocina tradicional es la protagonista de este bonito local que recrea el espíritu de los bares clásicos de Sevilla en donde no faltaban ninguna de las grandes tapas: la tortilla 3,50€, los garbanzos con espinacas 4,50€ o las bravas 3,90€, todo presentado en una vajilla clásica y maridado con una Cruzcampo de barril bien tirada. Sirven desayunos con varios tipos de pan y la cocina permanece abierta desde las 13h hasta la cena con horario ininterrumpido. Embutidos y conservas, frituras como los boquerones 4,00€/8,00€ o los chocos 4,50€/9,00€, montaditos como el de calamares y alioli 3,50€ o el de pringá de puchero 3,20€, cocina con tapas como el atún encebollado 12,00€ la carne con tomate 4,00€/8,00€ o solomillo al whisky 4,50€/9,00€ y un apartado de huevos fritos con pisto 4,50€/9,00€, gambas de cristal y pimientos asados 12,00€ o chistorra con cebolla caramelizada y patatas 12,00€, entre otros. La mayoría de las propuestas se pueden tomar por tapas. Todas las salsas y platos se elaboran en las cocinas del establecimiento. Los postres son de elaboración propia, como la tarta de queso 4,50€ o la de chocolate y avellanas 4,50€. La carta ha sido diseñada por los directores gastronómicos de Ovejas Negras, en colaboración con Genoveva Torres y Juan Manuel García. La carta de vinos es sorprendentemente escueta, con 5 blancos, 6 tintos y presencia de algunos jereces, cava y vermú. El trato de personal es agradable y atento. Algo que no me gusto es que nos trajeron todas las tapas a la vez.

El Favorito está concebido con la estética de los bares de toda la vida, aquellos que por veteranía y solera siguen en el imaginario colectivo de la ciudad. No podemos perder el inmenso patrimonio sevillano que conforman bares, tascas y tabernas que rezuman clasicismo entre sus paredes y tradición en su sabor. Estos espacios se van diluyendo poco a poco en nuevos formatos hosteleros no necesariamente mejores ni peores. Historia viva de Sevilla que resiste entre azulejos con mensajes de la sabiduría hostelera, jamones colgados y cervezas en vasos con la medida perfecta para tomar una caña sin que se caliente. Se reparten entre las calles más céntricas y otros barrios como Triana, Nervión o el Porvenir. Son los rincones favoritos de muchos sevillanos y la mejor opción para aquellos turistas que quieren resguardarse del calor en estas épocas estivales. Ovejas negras recupera ese espíritu de antaño, en un espacio en el que importa el contenido y el continente. Un nuevo punto de encuentro, con una carta de recetas tradicionales a la altura del mejor tapeo del centro de la capital. Admiten reservas.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
32443

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.