Bebevino

 

Calle Enmedio, 3, 41950 Castilleja de la Cuesta, Sevilla
Teléfono 691 93 31 41

Una cata de vinos es la excusa perfecta para disfrutar de una buena experiencia con amigos. Las catas se convierten en una experiencia divertida donde aprender de vinos de una forma original. Bebevino es una empresa dirigida por José Luis de los Reyes y Esperanza Guisado y dedicada a impartir catas de vinos con sus correspondientes maridajes. Una actividad orientada tanto a clientes privados como a empresas, en un ambiente totalmente personalizado y con personal altamente especializado. Una empresa joven y dinámica que se adapta a las necesidades de sus clientes, de los que también aprenden, para estar siempre en un sistema de mejora continua. Con Bebevinocatas puedes organizar una cata con tu grupo de amigos o con tus familiares. Se desplazan al lugar donde digáis o buscan el espacio donde poder realizar la cata. José Luis se encarga de organizar, conducir y asegurarse que cada cata sea un éxito. Hacen la mejor selección de vinos y diseño de cada acto para adaptarse al gusto del cliente, siendo su prioridad los vinos andaluces, ecológicos y biodinámicos.

Con infinidad de catas y eventos a las espaldas, su experiencia es rica y dilatada. Desde catas más intimas y exclusivas con grupos reducidos, hasta recepciones de empresa con grupos numerosos, pasando por regalos de cumpleaños. Les apasiona el vino pero sobre todo les apasiona realizar catas donde compartir con vosotros este maravilloso mundo. Ellos se ocupan de llevar el vino y las copas, y juntos disfrutareis de una velada en la que aprender a catar vinos diferentes y a conocer las bondades del vino en compañía. La idea es trasladar a sus clientes, el gusto por el vino, mostrárselo como un producto de consumo y disfrute, tan natural y habitual como cualquier otro producto gastronómico. Desmitificando el vino, lo acercan a sus clientes enseñando como catarlo y saborearlo con un poco más de conocimiento.

Con el tiempo he descubierto que lo que realmente me gusta de escribir para vosotros es poder contar historias, y admiro a los que han sabido llevarme a vivir sus historias. Historias de vida, como la de José Luis, un carnicero al que las circunstancias lo llevaron a tener que reinventarse. Un periplo que el mismo nos relata en primera persona, porque es absolutamente la mejor persona del mundo para escribir su historia “Aquel día me despertó el dolor, reconozco que me asusté y no soy de los que suelo hacerlo a menudo. A la hora que los operarios del servicio de recogida de basura hacen su trabajo, me precipite al hospital más cercano. Aquí aparecería por primera vez, Cervicobraquialgia, una silenciosa y no por ello dolorosa lesión de las vértebras cervicales que paralizaban, de forma puntual, uno de mis brazos, el izquierdo. Empezaba mi final o, quizás mi principio, yo aún no lo sabía. Tras cientos de pruebas, y horas de espera en consultas esperando pruebas, resultados y opiniones todo apuntaba al final de mi carrera como carnicero, la quinta generación en mi familia. Fueron muchas las cosas que perdí en el camino, entre ellas mi matrimonio pero muchas más las que encontré como Esperanza, la otra mitad de lo que hoy es Bebevinocatas, pero sigamos parte por parte. Perdido y confundido decidí hacer un curso de psicología Gestalt donde, al menos apaciguar mi mente y de camino encontrar a mi amiga Esther, coaching que me guio en la toma de decisiones y sin saberlo me matriculé en la Escuela de Enología San Gabriel de Aranda de Duero, ahí donde el frío da la vuelta.

Siempre me había apasionado el vino e incluso mi abuelo los había elaborado en la casa donde ahora vivo pero, ¿hasta este punto? ¿Un incapacitado para seguir ejerciendo como carnicero, con 43 años, de Sevilla y en pleno corazón de la Ribera del Duero? Pues ahí me planté, sin ni siquiera saber a lo que me enfrentaba, y si, lo pasé fatal pero todo lo incorporé a mí proyecto final de estudios. Cuando tocó graduarse, ese que no debía estar ahí, consiguió estar entre los primeros, pero ahora venía otro reto más… ¿Quién me conoce a nivel enológico para contratarme? Y fue cuando cree Bebevinocatas, un proyecto donde aprovechar todas las cualidades aprendidas a lo largo mi vida, comunicación, conocimiento y pasión, muchísima pasión. Cuando todas las piezas empezaban a encajar volvió a suceder otra gran contrariedad… La mayor de todas, quizás, el COVID y con él el confinamiento así que tocaba adaptarse nuevamente y con ello el proyecto a nuestro propio hogar y junto a mi Esperanza, lo hicimos posible. Ahora Bebevinocatas es una forma distinta donde compartir una pasión rodeado de un ambiente único donde todo está recreado para el disfrute de todos los sentidos… No somos los mejores, ni siquiera lo pretendemos pero lo que sí está claro es que somos únicos y despilfarramos pasión”.

Dice José Luis que disfruta desmontando falsos mitos y verdaderas leyendas sobre los terruños, las viñas, la cata, la intervención humana… porque para hablar del vino hay que saber leer entre viñas y tener pico fino, y eso no le falta a este sevillano. Su vocación es la comunicación de la cultura del vino a través de catas y maridajes, y haceros partícipes de estas. Bebevinocatas atiende bajo previa reserva y sus tarifas con maridaje están entre 25,00€ y 30,00€ por persona. Si tienen que desplazarse son 5,00€ más por persona. Catas, enoturismo, rutas gastronómicas asociadas al vino… Desarrollan cualquier evento relacionado con estos aspectos. En la variedad está el gusto y con Bebevinocatas ¡Repetirás seguro!. Gracias a José Luis y Esperanza por su hospitalidad. Tenéis que conocerlos.

Compártelo en tus redes sociales

4 Comentarios

  1. Magnifico ambiente. Estupendos anfitriones. Conocimiento y sabor. Mucho sabor y risas. Y eso que no me gusta mucho el vino. Pero he aprendido a apreciarlo. Muchas gracias José Luis y Esperanza. Lo recomiendo a todo el mundo

     
  2. Chencho no ha podido describir mejor la pasión con la que Jose Luis y Esperanza dedican siempre a cada una de las catas que realizan.
    El rincón tan idílico donde las hacen es un espacio que nos teletransporta a los viñedos más auténticos de nuestro país, con una puesta en escena magnífica del maravilloso mundo del vino. Le ponen todo el cariño que le tiene, explicando con detalles y anécdotas que lo hacen aún más agradable. Se aprende muchísimo, es muy ameno y participativo.
    Hemos tenido el privilegio de estar en más de una ocasión y como experiencia la recomiendo totalmente. Grandes momentos!
    Al fin y al cabo la vida es eso 😊🍷👌

     
  3. Cuando nuestra amiga Marta de La Paella que se lleva en Sevilla nos puso en contacto con Chencho nos pareció una idea estupenda pero tras conocerlo personalmente esto se incrementó por mil… Que persona más apasionada y más cercana así que solo puedo decir que gracias de todo corazón

     
  4. Son estupendos, muy acogedores y muy comprometidos en su proyecto esperemos sigan creciendo y nos deleiten por muchos años.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.