Bar Vizco Café-Tapas

 

Calle Castellar, 51, 41003 Sevilla
Teléfono 650489843

En nuestra tierra los bares se constituyen en los más importantes centros de encuentro y relación social. Todos tenemos asociados estos lugares a nuestra memoria. Mis recuerdos más tempranos de los bares, están vinculados a algunos establecimientos de mi pueblo, El Tivoli o el Bar El Nueve en la Plaza del Ayuntamiento, fugaces recuerdos acompañando a mis padres a tomar unas tapas el jueves santo, día en el que salen las Hermandades de Camas, seguramente en algún encuentro con amigos y familiares, una bulliciosa y soleada tarde de Semana Santa. En aquellos principios de los 70, las cosas eran muy diferentes en la hostelería de nuestra provincia. Bares añejos, con la carta plastificada y aceitosa, que tenía los precios en pesetas y que reunía a los mayores del barrio para tomar un Machaquito, un café o un chato de vino acompañado de unas aceitunas y poco más. El tapeo por aquellos entonces era muy elemental y secundario.

Hoy hacemos parada en la calle Castellar (no confundir con Castelar en el Arenal). Esta extensa vía del Casco Antiguo ha evocado hasta cuatro linajes sevillanos distintos. Además, este barrio ha visto nacer a importantes figuras de la cultura hispalense, y fue durante años el «escenario» de curiosos personajes que pasaron a la historia de Sevilla por motivos peculiares. En esta emblemática calle se encuentra El Vizco (con v). Un típico bar de barrio fundado en 1970, junto al famoso corralón de la calle Castellar, que acaba de sufrir una espectacular reforma para adaptarlo a los nuevos tiempos. El Vizco debe su nombre a Pepe el Bizco, hermano mayor de Juan Romero, dueño y fundador de un negocio que nació en la calle Lumbreras para luego desplazarse a este barrio junto a la Calle Feria. Juan Romero hijo nos cuenta que ya trasteaba por el bar desde pequeño y que con 8 años lavaba platos para ayudar a su padre cuando llegaba del colegio. En 2002 se queda definitivamente con el negocio de su padre, que acababa de sufrir un problema de salud. Juan hereda así un bar de barrio con un público leal, pero bastante mayor. Por eso tomo la decisión de llevar a cabo una gran reforma que cambiara la estética y el concepto global de este bonito establecimiento.

Una reforma que ha puesto de manifiesto el potencial de este coqueto local que se ha abierto completamente al barrio con grandes puertas correderas acristaladas. Dos imágenes destacan en sus paredes, un cuadro de Pepe el Bizco y un bonito azulejo de las columnas de Hércules en la Alameda, barrio donde se crió Juan. Al frente, una bonita barra de madera que esconde la cocina detrás. Cinco mesas dentro que son las que permiten los metros del local, dice Juan que ha pedido autorización para algunos veladores fuera. Unos maceteros de madera separan el salón interior de la calle, asi que si os sentáis junto a la puerta parece que estáis tapeando encima del empedrado. Lámparas de rejilla e incluso un pequeño jardín vertical. El color que predomina tanto en suelo como en las paredes es el blanco, lo que le da más amplitud al espacio.

Tapeo básico pero con fundamento, que comienza con una carta que pone especial atención al desayuno. Café e infusiones que acompañan a tostadas de jamón york o pavo 2,40€/2,80€, jamón ibérico 2,60€/3,50€, queso viejo 2,60€/3,50€, queso de cabra 2,50€/3,40€, carne mechá 2,50€/3,20€, bacalao y salmorejo 3,50€/4,20€ o salmón y queso 3,50€/4,20€. Extra de aguacate 0,80€. Tapas caseras como la ensaladilla de gambas 2,90€/7,50€, papas aliñas 2,90€/7,50€, unas exquisitas croquetas caseras3,00€/8,00€, salmorejo cordobés 3,20€, anchoas del Cantábrico 3,50€, carne con tomate 3,20€/7,50€, carrillada 3,80€, solomillo mozárabe 3,50€/9,00€, pisto 3,20€ o bacalao a la roteña 4,50€. Tostas de bacalao con salmorejo 7,50€, salmón con aguacate y queso 8,00€ o la tosta de jamón y salmorejo 7,50€, además de los papelones de jamón ibérico 40gr 5,50€/ 80gr 9,00€, queso Apolonio añejo 50gr 5,50€/ 90gr 9,00€, queso payoyo 50gr 5,50€/ 90gr 9,00€ o la carne mechá 50gr 4,00€/ 100gr 7,00€.

Todos los vinos por copa. Blancos como Robeser (Rueda) 2,50€/12,00€, Nairoa (ribeiro) 2,80€/18,00€, Barrialto Aranzá (Sanlúcar Bda) 2,80€/18,00€ o Seducción semidulce de Rioja 2,30€/14,00€. Tintos como Arderius (Rioja) 2,80€/15,00€, Los Jalones (Ribera) 2,80€/15,00€, Henas 7 (Ribera) 2,80€/15,00€, Cuzo (Toro) 2,60€/14,00€, Pago de Valdoneje (Bierzo) 2,80€/18,00€ o Vallehondo (Huelva) 2,80€/18,00€. Generosos como Victoria (Manzanilla) 1,80€/10,00€, PEMartín (Oloroso) 2,20€/14,00€, PEMartín (Amontillado) 2,20€/14,00€, PEMartín (P.X) 2,20€/15,00€ o Los Caireles (Palo Cortao) 4,50€/25,00€. Varios tipos de cerveza además de la Cruzcampo de barril 1,30€/2,20€, Alhambra verde 1925 2,50€, Alhambra roja 2,50€, Coronita 2,50€, Franziskaner 2,50€ o la mediana de Cruzcampo bien fría 2,00€. Copas nacionales, de importación o Premium y licores especiales 3,50€, brandis y aguardientes 2,20€, herencia de su anterior etapa.

Sabéis que desde aquí siempre hemos reivindicado los bares de barrio, esos que han marcado nuestros momentos con amigos o con la familia, negocios sencillos con un servicio agradable que nos atiende cada día sabiendo lo que nos gusta desayunar o tapear a mediodía. Bar Vizco Café Tapas es uno de esos sitios que han cambiado la estética para adaptarse a los nuevos tiempos pero que no ha perdido la esencia de esos bares que han marcado nuestras vidas. Juan Romero es un agradable anfitrión que conoce el negocio y que sabe tratar con el cliente. Nos ha encantado conocer su pequeño rincón de la calle Castellar. Muy recomendable.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.