Terracota Tapas & Bar

 

Avenida Concejal Alberto Jiménez-Becerril, 2, 41009 Sevilla
Teléfono: 657 14 00 08

España se sitúa a la cabeza entre los destinos de Europa que más interés despierta por su oferta gastronómica. Profesionales de toda Europa consideran que las experiencias culinarias son un elemento clave para el viajero a la hora de elegir un país para disfrutar de sus vacaciones. Eso fue uno de los alicientes que sedujo a Alessio Balestrieri y Sarah Fiorella a conocer nuestro país. Alessio y Sarah son los impulsores de este proyecto que acaba de ponerse en marcha en Sevilla. Alessio nació en Nápoles pero se crió en Umbría. Conoció a Sarah trabajando en la hostelería del norte de Italia, y en uno de los parones laborales decidieron descubrir mundo, llegando primero a Barcelona y recalando en ciudades como Córdoba, Huelva o Granada, antes de llegar a Sevilla, donde la luz y el carácter de su gente los atrapó. Han pasado 14 años, dos hijos sevillanos y ahora un negocio propio. Nos cuenta Alessio que ha estado en varias inauguraciones de establecimientos, pero que este proyecto es suyo de verdad. Y es que para este joven italiano que se siente como en casa entre nosotros, poner en marcha Terracota le produce el vértigo y los nervios normales de alguien que se aventura a navegar en solitario, a pesar de seguir siendo socio de Lobo López, el restaurante que el grupo La vida en tapas tiene en la calle Rosario, del que dice sentirse orgulloso.

Terracota es un concepto que nace con la intención de añadir una oferta diferenciadora a su barrio y un desahogo para sus ideas. Para Alessio era algo muy bonito poner en marcha un proyecto personal en su barrio, cerca del sitio donde todos los días lleva a sus niños al parque, y hablando con los propietarios de la zona consiguió hacerse con este local. El nombre le pareció interesante porque da mucho juego. Terracota significa “barro cocido”, algo entendible en su idioma materno. Cocinar la tierra, uno de los primeros materiales de construcción, sencillo pero esencial. Tan esencial como la comida, privada de sabor hasta que se encuentra con el fuego, elementos ancestrales pero indispensables. La decoración del espacio es excesivamente austera. Es cierto que el local no es muy grande, y que en decoración “menos es más” pero le faltan elementos decorativos que lo hagan más acogedor. Varias figuras de tucanes rosas se distribuyen por el espacio a modo de marca de la casa. El interior algo desangelado, con una luz excesivamente fría, con varias mesas y una pequeña barra de azulejos azules que tiene un papel protagonista en un establecimiento que se abre a las dos partes del edificio, con lo se pueden poner veladores tanto en la enorme terraza que da a la Avenida como en la parte de atrás.

Terracota presenta una cocina con una clara influencia italiana, de la que ha tomado prestado no solo varios métodos sino también algunos ingredientes, aunque reconoce que su carácter camaleónico le ha ayudado a adaptarse a nuestras costumbres, atreviéndose con recetas tan nuestras como la carrillada o la cola de toro. Alessio es un enamorado del salmorejo y del gazpacho, pero lo que más le gusta es el cerdo ibérico, al que califica como un “producto excepcional”. En su casa, como en la de muchas familias italianas, siempre se ha cocinado de sobra, sobre todo en ocasiones especiales. La tradición del sur de Italia es que hay que ser muy hospitalario y cocinar siempre de más, para que sobre, y eso es lo que se hacía cada domingo o cada fecha señalada. Ese amor por la cocina heredado de su familia lo imprime en sus elaboraciones. Una carta orientada a la comida mediterránea-italiana, donde el cruce de caminos y la experiencia adquirida por este joven cocinero durante estos años, convergen con buen gusto con una gastronomía expresada en una sugestiva oferta de tapas y entrantes, como la ensaladilla de pringá con salsa verde 3,50€/6,90€, carpaccio de lubina con hinojo 6,50€, atún core-mex 4,80€, un exquisito vitello tonnato 6,80€, bravas con alioli de nduja 3,80€/7,40€, croquetas de chuletón o de setas 3,30€/6,60€, burratina de Puglia en panko 6,80€, lubina con sanfaina 6,80€, cheeseburger ibérica o de vaca 6,20€, lasagna de cordero con bechamel de parmesano 8,80€, arroz de hongos ecológicos y gambas rojas al curry 14,00€, risotto carbonara 4,50€/8,20€, albóndigas de vaca vieja con gremolata 3,50€/7,10€ o carrillada al sake y mostaza con polenta a la brasa 4,50€/8,80€. Preguntar por los postres 4,80€.

Abren para el desayuno, por lo que podéis encontrar una buena variedad de cafés, smoothies 3,40€, frappés 3,40€, además de originales bocadillos por 4,50€, como el Firenze (finocchiona, pecorino y alcachofas), el Roma (porchetta, strachino y tartufata) o Praga (de jamón, setas y alcachofas)… De bebidas tenéis el apartado “beer & craft beer” con opciones como Dougalls ipa 3,90€, sidra Prohibida 2,00€, Espiga blonde ale 3,90€ o Westmalle 4,20€, entre otros. Coctails sin alcohol y una pequeña pero interesante carta de vinos por copas, con referencias andaluzas como Charloteo de Lebrija 2,80€, Zancúo de Constantina 3,80€ o Niño León de Málaga 3,80€, Blancos como La Ola del Melillero de Málaga 5,60€, varios Generosos como Manzanilla La Maruja 2,80€, Oloroso Gobernador 2,80€ o Palo Cortado de Lustau 3,50€. Dos espumosos por copas: Mistinguett Cava brut 3,50€ y Tantum Ergo Cava Rosado 4,10€. En definitiva, conocimos de la existencia de Terracota a través de una seguidora anónima que nos dijo textualmente ” No quieren hacer publicidad porque acaban de abrir, pero yo hoy me fui encantada”. Suficiente para ponerme manos a la obra. Y es que Terracota es un sitio que debéis conocer por la simpatía del servicio, por los precios y sobre todo por su cocina. Unos de esos rincones perfectos para disfrutar de una buena terraza durante este verano. Gracias a Alessio y su equipo por la hospitalidad.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
43434

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.