Restaurante Almoradux

 

Carretera Hinojos – El Rocío, Km. 2, 21740 Hinojos, Huelva
Teléfono: 959 45 97 79

“Hinojos es marismeño, vergel de pinos, tu eres el pueblo dueño de estos caminos. Parada, vado y sueño del peregrino. Y tus pinares son como un templo, columnas que sostienen el firmamento”. Así le componía Feliciano Pérez Vera a su pueblo. Nada más llegar al término municipal de Hinojos el paisaje cambia de pronto. Un cartel anuncia que estamos en el espacio protegido de Doñana. Nuestro camino se adentra entre un hermoso bosque de pinos perfectamente conservado. La historia que cuenta que una ardilla podía cruzar España de punta a punta sin bajarse de los árboles siempre ha sido una trola. Pero hay comarcas en las que, incluso hoy, sería posible. Hinojos y todos sus visitantes, pueden disfrutar a día de hoy de esta magnífica arboleda de titularidad pública. Estamos en una antigua vía pecuaria y ruta del rey Alfonso X el Sabio en busca de sus cazaderos reales. Lozanos y centenarios pinares, testigos de muchos caminos rocieros, dan sombra a este restaurante situado a unos 40 Km de Sevilla y abierto en 1994. Es una grata experiencia el discurrir por este espacio forestal en el que el pino piñonero es la especie dominante y donde al final del camino encontramos uno de los establecimientos señeros de la Comarca El Condado, Almoradux.

Integrado perfectamente en la naturaleza que le rodea; Almoradux está regentado por Antonio Franco Díaz, un empresario hostelero con una amplia experiencia que se encarga además de la atención al público en el restaurante Abacanto de la calle Trajano. Almoradux es un restaurante de marcado acento marismeño, construido en ladrillo de barro y madera, y con un interior cálido y original. Nada más entrar encontramos de frente una bonita barra de servicio que da paso a un gran salón donde las crucetas de madera del techo son las protagonistas. Luz tenue y mesas unidas preparadas para grandes celebraciones de grupo. Fuera, una gran terraza protegida del sol, perfecta para comer al aire libre. Hoy no hay restaurante que no afirme que su cocina es local y de kilómetro cero, aunque no siempre sea verdad, pero en Almoradux fueron pioneros en una ética de trabajo que, realmente, tiene a los productos de proximidad como protagonistas absolutos. Aquí se ofrecen productos de nuestra peculiar despensa, como el venado, el ánsar, la perdiz, espárragos, níscalos, piñones, membrillos, y el exquisito cordero lechal que se alimenta de los abundantes pastos frescos que el entorno posee. Piezas de pescados y mariscos llegadas del litoral Onubense y carne de la Sierra, conforman y dan estilo a su carta.

El restaurante cuenta con una carta de estilo tradicional que comienza con una selección de chacinas y quesos de la provincia 16,00€/21,00€, rebanadas de pan artesano con queso curado de oveja o con jamón 10,90€, fritos como las croquetas de carne o de boletus 10,90€, chocos de trasmallo 8,00€/12,50€, mariscos como las gambas blancas (250gr) 29,90€, varios tipos de ensaladas, tartar de atún rojo con aguacates 19,90€, pulpo asado a la parrilla 18,50€, albóndigas de choco 10,90€, revuelto de bacalao o revuelto de ortiguillas marinas y calamares del campo 12,50€. De la costa tenéis el bacalao confitado con pipirrana 22,50€, ventresca de atún 10,00€ o la suprema de salmón con picadillos de marisco 15,60€. Y cómo no, un buen cordero, que es el plato por excelencia de la zona: Brazuelo lechal 25,00€, pata de cordero lechal 24,00€, chuletitas de lechal 18,50€ o los bocaditos fritos al ajo 16,90€, además de ternera nacional, buey o presa de cerdo ibérico a la brasa. La cocina sugiere perdiz de monte en escabeche 18,00€, magret de pato a la brasa 16,90€, carrilleras glaseadas 14,00€ o su famoso solomillo Almoradux 14,00€. Fuera de carta probamos un exquisito ajo blanco con mojama 7,50€/10,50€ o las cocochas de merluza en salsa verde 26,50€.

Resumiendo: Almoradux es un lugar para disfrutar del entorno. Un sitio para ir con los pequeños a pasar un día de campo y comer en la terraza disfrutando del paisaje, a pesar de que el último kilometro y medio para llegar necesite de un 4×4. Si pensáis que por estar alejados de las capitales, es más barato, os equivocáis. Nuestra comida para dos personas se fue a 66,15€, sin pedir nada fuera de lo normal. El servicio es cuestión aparte. Lo cierto es que se ven voluntariosos y se mueven con rapidez por las instalaciones, pero no les cunde. La sensación es que les falta personal para tanta mesa. De cualquier forma, si lo que queréis es comer alejado de la multitud de estas fiestas de primavera, respirando aire fresco y contemplando un paisaje natural como pocos en Andalucía, ese lugar es el Restaurante Almoradux. Os animamos a dar un paseo con los más pequeños de la casa por los alrededores y disfrutar del aire puro, el olor a pino, romero y tomillo. Lo cierto es que nos ha gustado pero quizás esperábamos más.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.