Quillo. Cocina flamenca

 

Calle Real, 158, 41950 Castilleja de la Cuesta, Sevilla
Teléfono: 854 55 69 53

«Quillo» e «illo» son dos clásicas expresiones andaluzas, que se utilizan sobre todo en Sevilla, y cuyo origen se encuentra en nuestra peculiaridad de reducir la extensión de diferentes palabras. Esto nos permite decir más en mucho menos tiempo. Una buena muestra de economía del lenguaje en funcionamiento. «Quillo» apareció como contracción de chiquillo. Sin embargo, la expresión aún se podía acortar un poco más, por lo que con el tiempo terminó por derivar en «illo». Más allá de su origen, el uso de ambas palabras es muy variado. Se trata de un vocativo perfecto, que puedes utilizar para expresar cualquier emoción en todo momento. Puede indicar enfado, admiración, cariño o tristeza en función de su entonación. Sin duda es un término muy versátil. Ese original nombre es el elegido por mi amigo Daniel Reche para su segunda aventura en nuestra provincia.

En la narración gastronómica gustan mucho las clasificaciones y las comparaciones. Particularmente creo debe plantearse con cautela en algo tan subjetivo como es la cocina y la creación de platos. Cada cocinero tiene su estilo, sus objetivos y sus aspiraciones, algo que evoluciona cuando se alcanza la madurez y la estabilidad. Daniel Reche es un chef con una trayectoria que no deja lugar a dudas. Un profesional autodidacta, con un enorme afán por mejorar cada día, con cada servicio. Aunque cursó estudios de Informática y trabajó durante años en esa actividad, dio el salto al negocio hostelero apostando por DepiKofino, un negocio consolidado en Eduardo Dato. Durante estos años le contempla un recorrido envidiable que le llevó a ganar Sevilla Tapas Week 2018 y el primer premio a la mejor tapa del concurso Cocineros & Co 2018 y 2019 además del Reto Picking Chef 2022. Daniel ha heredado de su madre una forma de cocinar evolutiva e inquieta, basada en el producto y donde coexisten la modernidad y la tradición. Un cocinero que intenta aprender algo nuevo en la cocina cada día, una motivación interior imprescindible para crear nuevas ideas, nuevos platos.

Quillo se estrena en una hermosa casa de Castilleja de la Cuesta por la que ya han pasado otros negocios de hostelería. Un edificio con encanto que Daniel ha sabido recuperar, con una cuidada imagen rústica de ladrillos vistos en las paredes y conservando los suelos originales de antiguas baldosas hidráulicas. Su exquisito jardín es uno de los lugares más tranquilos del Aljarafe para planear una velada perfecta. Dispone también de una buena terraza hacia la Calle Real para que disfrutéis del buen tiempo, además de pequeños salones más reservados, distribuidos en dos plantas, por si lo que os apetece es privacidad. Daniel ha hecho una gran reforma del local, sobre todo en el jardín trasero al que se le ha quitado el suelo de albero. Acogedora iluminación, cuadros y murales con motivos andaluces, como las “Mujeres bailando flamenco…” de Sorolla, lámparas con guirnaldas de flores o la cara desafiante de un toro de lidia. Hasta los cubiertos de lunares o los bajo plato de enea le aportan ese toque andaluz al conjunto. En sala y en cocina junto a Dani, encontramos un equipo joven con muchas ganas de hacer bien las cosas.

El sobrenombre de Quillo “Cocina flamenca” nos da una idea de las características de la oferta que presenta. Una cocina con “ánge”, con duende, salerosa, con chispa y sobre todo, de aquí. Una carta basada en la gastronomía andaluza con el toque de sofisticación que Dani siempre pone en sus platos. Propuestas originales que juegan con ingredientes que aumentan el interés de los platos, resultado de la fusión de la cocina andaluza con detalles creativos que permiten degustar excelentes tapas como los huevos a la flamenca 4,20€, el mantecaito 4,50€, pork corn (palomitas de pluma ibérica) 5,50€ o los chicharrones de pez espada con manteca colorá 4,20€. Y para finalizar con muy buen sabor de boca, las especialidades de la casa: Tocino de suelo 6,00€ o la leche migá 5,00€, que no deja indiferente a nadie. La carta de vinos es reducida pero con una selección cuidada donde destacan vinos de nuestra tierra como Iceni 2,90€, Cortijo Los Aguilares 3,00€, La Encina del Inglés de Ronda o Sonrojao de Córdoba 18,00€, blancos andaluces y vinos generosos como Manzanilla, Oloroso o Palo Cortao Micaela. Como podéis ver, Quillo presenta un concepto diferente que mezcla una divertida oferta con buenos precios (nuestra cena para dos 38,20€), convirtiéndolo en un restaurante muy recomendable para probar algo diferente y salir de lo típico. Os dejo la carta completa para que podáis ver los precios.

Recetas tradicionales que este joven cocinero refina en lo posible, al mismo tiempo que aplica para el emplatado y la presentación una estética contemporánea. El objetivo es ofrecer un mismo plato tradicional, con prácticamente los mismos ingredientes, aplicando nuevas técnicas. El resultado puede ser una evolución o, directamente, una reinvención. Quillo, Cocina flamenca es un ejemplo de restaurante agradable, sencillo, eficaz y con mucho encanto. Un sitio perfecto para ir en familia o con amigos. Les deseamos todo la suerte del mundo en este nuevo proyecto a Dani y su equipo y les damos la bienvenida al Aljarafe. Tenéis que conocerlo.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
43444

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.