Puratasca

 

googlemapsCalle Numancia, 5 41010 Sevilla
Teléfono 954 33 16 21

En un mercado donde hay mucho de lo mismo, los restaurantes tienen que encontrar su propuesta de valor y comunicarlo a sus clientes. Y es que sin clientes felices, no hay empresa sostenible a largo plazo. Un restaurante es una empresa muy compleja, con muchos factores que juegan en contra y a favor, como es el personal. Sin una buena plantilla, seleccionada, formada y guiada por un líder, es casi imposible sobrevivir en esta industria. Los restaurantes ya no son solo el sitio donde se sirve comida, sino el lugar donde se viven nuevas experiencias. Llevo años observando las bondades y carencias de los locales que visitamos y os puedo asegurar que PuraTasca no ha llegado hasta aquí por casualidad. Lo que parece claro es que, en la ‘era post-coronavirus’, el mundo habrá cambiado y el sector hostelero será otro, algo que también podría generar oportunidades a locales tan emblemáticos como PuraTasca. Al frente de este representativo negocio encontramos a Raúl Vera, un experimentado cocinero sevillano que en estos momentos y por reestructuración de la plantilla está ayudando en labores de sala y al que le acompaña César González de la Peña que se ocupa de la administración y las relaciones públicas.

PuraTasca es un neobar de barrio que lleva doce años marcando la diferencia. Una reinvención de la tasca informal de barra con una oferta tradicional reinterpretada en clave moderna por cocineros bien preparados. Cuando se pusieron en marcha allá por noviembre de 2009, la población apenas había oído hablar de los gastrobares. Ellos lanzaron ese concepto junto a otros como Zelai o La Azotea, aunque para PuraTasca fue un poco más difícil porque estaban en Triana, apartados de los circuitos clásicos. Y es que aquí se viene a comer a tiro hecho. Su carta ha sido precursora de las nuevas tendencias culinarias en la ciudad. Sin darse cuenta han marcado el rumbo del panorama gastronómico de la capital. Con este concepto de gastrotasca pudieron acceder a un espectro de público potencial mucho más amplio que el que permite la cocina de vanguardia, de precios más elevados, consiguiendo la rentabilidad por una combinación de factores: uso de materias primas de coste ajustado; sinergias creativas en la elaboración de platos; alta rotación de mesas, lo que eleva la facturación; y precios ajustados, que permiten democratizar la alta cocina. Algo así como la versión low cost o prêt-à-porter de la gastronomía de vanguardia.

Pero PuraTasca sorprende en el plato y no tanto en el escenario. Un pequeño comedor de forma cuadrada con una barra que da paso a una de las primeras cocinas en Sevilla a la vista del público, una idea que siempre formo parte del proyecto original. Fuera, un buen número de mesas en una terraza que se asoma a estos bloques de pisos de los setenta, que como dice César “parecen sacados de la serie Cuéntame”. El color rojo predomina en todo el local, incluso en las sillas, y los cristales están serigrafiados con elementos gastronómicos como pescados, carnes, chacinas o utensilios de cocina, además se pueden ver los sellos otorgados por la guía Michelín al establecimiento. Pedro Tena y José Menese siguen en cocina desde el origen y Ángeles Carrillo en sala. Una carta fija con platos que se han asentado a lo largo de estos años, como el arroz meloso, el foie y las piruletas de chorizo o recetas fuera de carta como el tartar de corvina con huevas de tobiko al wasabi o las ostras bloody Mary. Aquí se come a base de platos para compartir. Su cocina nunca ha estado encasillada en ningún estilo, por eso podéis probar casi de todo.

La carta es corta y con platos originales como las alcachofas confitadas aliñadas con vinagre de hortalizas 9,80€, el foie con chutney de piña ahumada 8,60€, caviar Per se con blinis de mantequilla (20gr) 35,00€, terrina de anchoas 7,60€, mojama de atún y almendras fritas 6,20€, emsaladilla de guiso de pollo 6,60€ o la selección de quesos con nueces 6,90€. Solomillo de vaca cebona (140gr) con patatas y pimientos del padrón 13,50€, tiraditos de salmón, gel de manzana y acelga roja 9,80€, bacalao frito en tempura 9,80€, arroz meloso con setas, Parmesano y trufa blanca 7,00€, piruletas de chorizo en tempura con mayonesa de curry 3,60€ o fideos de pato confitado y verduras salteadas 10,50€. De postre su famosa natilla de mango con migas de Oreo y espuma de frambuesa 5,00€ o el mouse dos chocolates con crumble de frutos secos 5,00€.

La cocina de los gastrobares nace de la crisis financiera del 2008 y se podría considerar una ‘internacionalización’ del concepto tapa española a diversos países, haciendo que pase de un aspecto popular y clásico a una visión avanzada y más moderna. De cualquier forma, como dice el maestro Adriá ” La tapa siempre es una manera de comer irrepetible y única; puede ser embajadora de una manera de sentir, comer y vivir”. PuraTasca es un establecimiento que no sólo ha sobrevivido al paso del tiempo, sino que parece haberlo sorteado para contarnos, casi sin querer, que la gastronomía no tiene secreto ni artificio, que el trato no tiene protocolo ni medida, que quién nace con el don de ofrecer y confortar a los demás, recibe sin pedirlo. PuraTasca es sin duda uno de los mejores representantes del buen hacer de la cocina de nuestra ciudad a lo largo de estos años. Admiten reservas. De hecho, es mejor reservar, sobre todo los fines de semana. Gracias a Raúl por su hospitalidad. Volveremos siempre.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
43433

Compártelo en tus redes sociales

One Comment

  1. Pedazo de crónica!!. Y nosotros aún sin conocerlo. Gracias, Chencho, en breve iremos.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.