Mango con Sal

 

Calle Barcelona, 5, local A, 41001 Sevilla
Teléfono: 622 20 41 52

En la mayoría de los países con clima tropical, y sobre todo en Venezuela, es muy común comer el mango verde con sal, vinagre, adobo y otros condimentos. Hay tantos árboles de mango en los espacios públicos y patios privados de las ciudades venezolanas que el fruto es, de facto, gratuito mientras está de temporada. Los venezolanos aman los mangos porque los conectan con su niñez, a esos momentos de libertad con los amigos. Les recuerda la aventura de jugar en la calle y andar por ahí comiendo chucherías. Mango con sal es el nombre que Yim Toledo y Elisabeth Pérez pusieron a este pequeñito y agradable espacio, especializado en desayunos, bocadillos gourmet, zumos imposibles, ensaladas o recetas de los trópicos, como ceviches, vuelve a la vida o vinagretas. Un rincón junto a la Plaza Nueva con un toque bohemio y un ambiente informal para olvidarte de las prisas y disfrutar de un trato muy cercano y una cocina ecológica, saludable y deliciosa, donde el mango está muy presente.

Nos atiende Yim a plena hora de los desayunos, y entre café y café nos cuenta que llegó a Sevilla hace 11 años procedente de Maracay y estuvo varios años trabajando en la hostelería sevillana donde adquirió el aprendizaje necesario para montar su propio negocio. Hace 5 años llego su esposa Elisabeth, una simpática venezolana nacida en Barquisimeto, capital del estado Lara. Ellos aseguran que siempre se han sentido cómodos y bien acogidos en nuestra ciudad, a pesar de lo compleja que puede llegar a ser la adaptación a otro país, otra cultura. Cuando hace poco más de un año encontraron este local en el centro para poner en marcha su negocio, el propio espacio, sin cocina y sin posibilidad de tenerla, condicionó su oferta. Así que tuvieron que adaptarse a trabajar con elaboraciones frías a excepción de algunos bocadillos que se calientan.

Mango con Sal es un pequeño local con una barra y una vitrina frigorífica donde están cortados los ingredientes de sus elaboraciones. Un par de taburetes dentro, y dos veladores en la puerta, es el espacio que tienen sus clientes para comer en el propio local. También tienen la opción de recoger y llevar, una fórmula que les ayuda para dar de comer a los trabajadores de la zona. Su oferta arranca con varios tipos de panes (integral, centeno, mollete clásico) frutas, cereales, yogures… y todo lo necesario para comenzar el día con un buen desayuno. Platos para compartir como la tabla de quesos 14,00€, pan de la casa con aguacate, mozzarella y tomate cherry 5,00€, salmorejo de miel de caña yvariado de chips 4,00€, pincho de tortilla 3,00e o el pan de la casa con queso de cabra, miel y tomillo 5,00€. Dos ceviches libres de gluten y lactosa: el Carretillero 6,50€ y el Nikkei 6,50€, además del Vuelve a la vida, que es un coctel de mariscos venezolano 11,00€.

Uno de sus fuertes son las ensaladas, todas hechas al momento con ingredientes naturales, como la Tropimar con langostinos, aguacate, tomate y mango servido sobre hojas verdes 7,50€; la Marroquí, con cous-cous con perfume marroquí mezclado con tomate, cebolla, pimientos, aceitunas negras y queso feta 6,50€; la Mango César con mezclum de hojas verdes con pan tostado, mango, tomate cherry, jamón serrano, nueces y aderezo César 7,00€; Mar y Monte de pulpo templado sobre mezclum provenzal con tomate, pimientos y palmitos 10,50€; La Japo de wakame con pepino, aguacate, surimi y huevas de pescado 7,00€; De Grecia a Milán con mezclum, pepino y aceitunas negras, coronado con mozzarellas rellenas 7,00€; la Free con queso de cabra gratinado sin lactosa, servido sobre hojas verdes, aceitunas negras, toque de pera y aderezo de miel y mostaza 6,50€; Sra. Vegana con tofu ahumado, manzana, tomate y zanahoria 6,50€. Podéis poneros creativos y hacer vuestra ensalada combinándola como más os guste entre 7,00€/10,50€.

Entre los bocadillos tenéis el “primavera” (pollo relleno, maíz, tomate, pimientos y mezclum con salsa guasacaca, de aguacate y hierbas) 6,50€; el “campechano”, con carne mechada, rúcula, pepinillo, tomate cherry y pimiento asado con salsa de miel y mostaza 6,50€; “marinero” de langostinos y surimi con salsa alioli 7,50€; “capitán Nemo”, con pulpo, mezclum, tomate, maíz, cebolleta y mayonesa nikkei 10,50€; “quijote” de jamón y queso viejo con pimiento asado con aceite de oliva 6,50€; “la abuela” de tortilla, tomate y pimiento asado con aceite de oliva 6,00€ o el “Sr vegano” de tofu ahumado, wakame con aderezo de soja y sésamo 6,00€. Nos cuenta Yim que ahora van a empezar a elaborar coctelería tropical y uno de los iconos de la gastronomía venezolana, las famosas arepas, como la Reina pepiada, que aquí se va a servir con una barrita de salsas para mojar. Todas sus elaboraciones se pueden llevar a casa.

Mango con Sal presenta una cocina que, desde el desayuno hasta la cena, ofrece muchas y variadas opciones, saludables y nutricionalmente muy completas. Platos étnicos y urbanos para deleitar los paladares de los sevillanos y visitantes que se acercan a nuestra ciudad. Yim y Elisabeth son dos simpáticos anfitriones que se afanan por la atención y satisfacción del cliente ofreciendo materias primas de calidad a unos precios muy accesibles. Una alternativa a la comida rápida, sana, nutritiva y apetitosa, en un ambiente cálido y personal. Como dicen sus camisetas “No hay mango que sin sal no venga”. Gracias por vuestra hospitalidad. Tenéis que conocerlos.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.