La Corrala

 

Calle Constancia, 36, 41010 Sevilla
Teléfono 624627832

Una corrala es, en esencia, un edificio compuesto por un gran patio rodeado de habitaciones que se abren a él. Las corralas constituyen una parte irreemplazable de la imagen de Sevilla. La mayoría son inmuebles del siglo XIX o de centurias anteriores donde se albergaba una parte importante de la población sevillana de oficios, y aun hoy día puede constatarse que los supervivientes están ocupados por vecinos de nivel social medio-bajo. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el corral no es sólo lugar de habitación sino además de convivencia y estrechas relaciones sociales. A pesar de su callada presencia en la vida de nuestra ciudad, poco se ha escrito que sea realmente valioso para la comprensión del papel de las corralas en la escena urbana. Apenas hay estudios que inviten al ciudadano a conocer esa “ciudad interior” que permanece desconocida para la mayoría, pero que es tan valiosa como las calles y plazas de tránsito cotidiano. (Del libro “Corrales de Sevilla. Catálogo Fotográfico”).

Los propietarios de La Atrayana, Ignacio Matías Mestre, Roberto Fernández, Borja Cuéllar y Raúl Moreno, acaban de poner en marcha La Corrala, una tabernita tradicional andaluza que homenajea a aquellos inmuebles históricos. Quedamos con Raúl Moreno para que nos cuente el nuevo formato de estos jóvenes empresarios hosteleros. Raúl es un sevillano criado en la Calle Evangelista, Perito Agrónomo de profesión además de viticultor y enólogo. Nos pone al día de los detalles de este espacio ubicado en la calle Constanza, donde se rinde culto a la cocina sencilla, con una pequeña carta de tapas mezcla de tradición andaluza y mediterránea. Ensaladilla de melva, bonito curado y corazón de atún de Barbate – 3.50€, Sardina ahumada de Barbate, tomate concassé – unidad 2.80€, Tosta con Panceta de Trebujena y tomate Concasse, Tartar de gambón, aguacate de Vélez, chutney de mango de Vélez 6.50€, Huevas de maruca de Bárbate 4€, Corazón de atún de Bárbate 4, Mojama de Bárbate 3.5€, Bonito curado de Bárbate 3 o la tabla de salazones 14€. De cocina tenéis las Croquetas de arroz negro con gambas 3.5€, Taco de Tortillita de camarones de Sanlúcar, guacamole, gambón 4,20€, Solomillo de cerdo a la plancha con panceta de Trebujena 3€, Champiñones al ajo perejil  2.50€, Patatas bravas, alioli de ajos confitados 4€, Mini Burger de Ternera, papa dulce, salsa la Corrala 4€, Bacalao confitado con sopa de tomate y huevo poché 4.5€, Carrillada al amontillado 3.80€, Pulpo braseado, parmentier de pimentón 12€ o Tabla de quesos de leche cruda 14€. Las cervezas en tirador son: Lagunitas IPA, Cruzcampo y Águila sin Filtrar. En botellín: Rancia Sevillana, Alcázar, Mort Súbita, Dos Equis, Paulaner Weiss, Guinness, Turia Tostada, Victoria, Victoria Marengo Dunkel, Malacatí Trigo, Bock Damm, Estrella del Sur Especial, Malquerida y Birra Moretti. Os dejo la carta de vinos en PDF.

Producto sencillo cocinado en plancha, salteado o al horno, con guarniciones y salsas ligadas de cítricos, albahaca, hinojos… recuperando los sabores de antaño. La Corrala es un establecimiento que pretende sorprender, con un tapeo diferente basado en producto fresco, sin adulterar y que se cocina de cara al cliente. Al igual que en La Atrayana, la bodega de La Corrala también apuesta por los vinos ecológicos y los naturales, aunque dando un mayor protagonismo a las cervezas artesanales, con entre 6 y 8 tiradores. Los vinos llegan de distribuidoras de Madrid, Barcelona o Bilbao para intentar salir de las referencias típicas que se trabajan en nuestra ciudad. Además tienen vinos Generosos y D.O de nuestra tierra. Un espacio pequeño, de ambiente coqueto y acogedor, inspirado en las antiguas tabernas, propias de nuestra tierra. La decoración posee pequeños detalles con encanto que te harán disfrutar más aún de la experiencia gastronómica. El espacio está estructurado en dos plantas, estando la inferior dedicada a la bodega y a alguna mesa especial para grupos. La planta principal tiene una capacidad de unas veinte personas en su interior y una pequeña terraza. En La Corrala predomina la madera y la cartelería de vinos y cervezas. Mesas altas y bajas que se distribuyen por el interior y la terraza, dándole el aspecto de los clásicos bares trianeros. En definitiva, La Corrala es un sitio para disfrutar de buenos platos, excelente trato e inmejorable ubicación, algo que convierte a esta neotaberna en un lugar 100% recomendable. Un sitio estupendo para pararse a disfrutar de una cerveza fría y una tapa diferente y de calidad.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.