Venta Cuatro Caminos Restaurante

 

Calle Velarde, 2A, 41808 Villanueva del Ariscal
Teléfono: 955 64 00 19

“En Sevilla y a mitad del camino que se dirige al Convento de San Jerónimo desde la puerta de la Macarena hay, entre otros ventorrillos célebres, uno que, por el lugar en que está colocado…. puede decirse que era el más característico de los ventorrillos andaluces”. Así comienza una de las leyendas becquerianas que evoca un tiempo de cambios en Sevilla que van a alterar profundamente la vida de los que viven a las afueras de la ciudad. Las ventas y ventorrillos eran verdaderas «instituciones sevillanas» que se situaban en muchos lugares de la geografía de nuestra provincia. Establecimientos de arquitectura popular de antigua tradición, situados originalmente en caminos y carreteras. A lo largo de su historia, las ventas han ofrecido servicio de comida y hospedaje a los viajeros, y pueden asociarse a otros establecimientos de carácter histórico como los mesones o las posadas. En el siglo XXI continúan funcionando pero solo como restaurantes. Hoy conocemos unas de esas ventas que han marcado durante años las salidas al Aljarafe de muchos sevillanos.

Una venta con historia que pusieron en marcha la familia de “los brillantinas” y que ha pasado por distintos dueños hasta que Giovanni Suárez se hizo con ella hace unos dos años. Giovanni es un colombiano que lleva 21 años en Villanueva del Ariscal y que trabajó durante 16 años para distintos empresarios que explotaban este negocio. Venta Cuatro Caminos debe su nombre a la encrucijada de caminos donde está situada. Estamos en un amplio local con varias terrazas, dos cubiertas y una al aire libre y un salón interior. Un espacio algo destartalado que esta familia ha sabido aprovechar en esta época de distanciamiento social. Un edificio antiguo adaptado al numeroso público que lo llena todos los fines de semana, sobre todo y sorprendentemente, gente joven. En el servicio, un buen número de camareros/as entre los que esta Lisbeth Suárez, hija de Giovanni. Mientras, Giovanni entra y sale de la cocina ayudado por su hijo Mateo, un joven chef que ha estudiado en la Taberna del Alabardero y que ha trabajado con Dani García y con Martin Berasategui, con el que sigue colaborando. Mateo ha atraído con su original cocina a un público joven que disfruta de una carta muy diferente de otras ventas de la comarca.

La carta comienza “Dando un poco de frescura” con tomate con queso mozzarella y vinagreta de mostaza con miel y unas gotas de albahaca 4.50€, ensaladilla rusa 3,00€/6,00€, ensaladilla con salchichas alemanas, pepinillos agridulces, cebollitas crocantes y mostaza suave 3,00€/6,00€ o el tomate con caballa y su toque de vinagre de Jerez 4,00€. “Aquí hay que morir” con los risottos carbonara con parmesano y cebollita crocante o el de carrilleras 6,00€, tacos de ternera con queso payoyo, cebollitas encurtidas y salsa Kimchi. 3 Uds 6,00€, gyozas de pollo con curry rojo, crema de setas y frutos secos 6,00€, falso huevo frito: pluma ibérica con queso gorgonzola y chutney de mango 5,50€, rulo de cabra con pate de oca y mermelada de arándanos 4,50€, lagrimitas de pollo con nuestro sazón 3,00€/6,50€, brutal burger 7,00€, burrito Tex-Mex con salsa mozárabe 4,50€, twister de langostino. 6 Uds. 5,00€, alitas de pollo crujientes con BBQ Supreme 3,50€/7,00€, wok de pollo con tallarines de arroz y verduras salteadas 6,00€, patatas dippers 3,50€ o las croquetas inspiración del chef 3,50€/7,00€.

“Del mar a la mesa” tenéis el adobo frito 3,00€/6,00€, choco frito 3,00€/6,00€ o pulpo braseado con emulsión de mejillones y parmentier de maíz 9,00€. Las brasas de carbón se encienden para los amantes de las carnes como la exclusiva picaña 19,00€, pluma ibérica 12,00€, secreto 12,00€, solomillo ibérico 12,00€ o el churrasco de cerdo 6,00€. Fuera de carta tenían una exquisita lasaña y unas brochetas de entraña. Acabemos endulzándonos con el brownie casero de chocolate negro con sorbete de mango, tierra de oreo y mar de chocolate blanco 3,50€, tarta de queso casera con dulce de leche y tierra de galletas de chocolate 3,50€. Pregunta por sus helados. Pequeña carta de vinos comerciales, con Ribera del Duero y Rioja.

Es realmente sorprende la edad media que encontramos en este local que estaba completamente reservado el sábado que fuimos a conocerlo. Dos factores hacen que baje la edad de los clientes: la original carta que Mateo ha diseñado para sus clientes y los interesantes precios que ofrece esta antigua venta puesta al día por esta familia colombiana. El servicio es atento y la comida sabrosa y bien presentada. Un negocio que ha sabido actualizarse para seguir haciendo disfrutar. En definitiva, si estáis buscando una venta al uso, de esas que encontramos en el Aljarafe, este no es el sitio. Venta Cuatro Caminos es una interesante opción, con un concepto poco tradicional, que se ha asentado por méritos propios en Villanueva del Ariscal. Un sitio perfecto para abrir nuestro paladar a la singularidad. Muy interesante. Volveremos.

CocinaBodegaServicioAmbientePrecio
42334

Compártelo en tus redes sociales

One Comment

  1. Cuatro Caminos es uno de los mejores restaurantes, cuando elegimos disfrutar de un buen plan y dar gusto a nuestro paladar.

    Allí todo es como para chuparse lo dedos

    Mmmmm🤤🦐🧀

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.