Oportunidad Perdida

 

Oportunidad Perdida“La región andaluza presenta una dimensión y una densidad empresarial inferior a la media nacional. Para compensar estos diferenciales es necesario que, además de favorecer la aparición de nuevas iniciativas empresariales, se promueva e impulse la consolidación, el crecimiento y el desarrollo de las empresas existentes; es decir, auspiciar un mayor protagonismo de las medianas empresas dentro de la vida empresarial del territorio andaluz. Es éste un objetivo esencial que se debería atender por parte de la política económica y los programas públicos de fomento empresarial a desarrollar en Andalucía, al objeto de poder acelerar el ritmo de creación de riqueza y de empleo”.

Oportunidad PerdidaEsa es nuestra realidad a día de hoy en Andalucía. Eventos como la Cumbre Mundial del Turismo, que ha organizado hace pocos días el World Travel and Tourism Council (WTTC), el evento más importante que existe en el mundo en el ámbito de los viajes y turismo, son una plataforma perfecta para promocionar los productos agroalimentarios y pesqueros andaluces de calidad en los distintos puntos de venta de cadenas de distribución de hostelería a escala nacional e internacional. Jamones y embutidos ibéricos, manzanillas, vinos blancos y tintos, brandy de Jerez, amontillados, olorosos, conservas vegetales y de pescados, dulces, aceitunas, aceites vírgenes, vinagres, miel y un largo etcétera, son la muestra perfecta de nuestra industria agroalimentaria de cara a congresos tan importantes como este.

Oportunidad PerdidaHilton, Expedia o Travel Leaders son sólo algunas de las empresas del sector turístico mundial que se dieron cita en la capital andaluza. El Palacio de Congresos Fibes de Sevilla se llenó de personalidades del mundo de la política, jefes de gobierno y ministros. Aunque la estrella indiscutible fue el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Esa fue la noticia de portada en todos los informativos; Obama se va de tapas, Obama hace turismo… Los medios de comunicación se volcaron con la visita del ex presidente. Pero ¿ Y de lo nuestro qué??.

Oportunidad PerdidaLo cierto es que la cumbre mundial de turismo no tuvo vinos andaluces en la mesa. Las bodegas andaluzas han mostrado su malestar e indignación ante lo que consideran un ”error enorme” por parte de los representantes públicos y responsables de la organización. Los organizadores eligieron D.O. Rueda y Rioja para la cena de gala que tuvo lugar en la Real Maestranza de Sevilla. “Todo se ha cuidado al máximo detalle y la cena será a base de alimentos andaluces. De aperitivo jamón ibérico, pirámide de queso manchego (como sino tuviéramos buenos quesos en Andalucía) y crudités de verduras, todo acompañado de cerveza, refrescos y manzanilla. Un menú de salmorejo, timbal de aguacate, lomo de ternera estofado y pastel de coliflor con patatas y brócoli. De postre tarta de limón y merengue de fresa con brownie. Todo regado con Rueda Verdejo Marqués de Riscal y Rioja Ramón Bilbao”. Un menú perfecto para una boda cateta. Donde estaban nuestros vinos, donde estaban nuestros cocineros con estrellas y la extraordinaria cocina del sur avalada por años de historia y tradición??.

Oportunidad PerdidaElena Viguera, responsable de la bodega sevillana Colonias de Galeón, reconocido como el mejor vino tinto de 2019 en la provincia, considera que ha sido una oportunidad perdida ante una cumbre que pudo ser escaparate mundial para los productos andaluces y que no lo fue. ”Debemos quitarnos los complejos, ya que nuestros vinos pueden representar perfectamente a nuestra tierra de manera muy digna”.

Oportunidad PerdidaEs una vergüenza que el esfuerzo de las bodegas andaluzas, cuyo producto es reconocido a nivel internacional, no se vea recompensado con la presencia en acontecimientos de estas características. Ya es hora que aprendamos a dar prioridad a los productos de nuestra comunidad. El complejo de inferioridad andaluz es económico, y obedece a razones históricas, sociales y culturales. La identidad se construye frente a otros apostando por lo nuestro y cuidando este tipo de oportunidades para poner en valor nuestra industria agroalimentaria. No se quienes son los responsables finales de este error, pero me gustaría saberlo. Lo que es cierto es que la cumbre mundial del turismo no tuvo vinos andaluces en la mesa y no representaba para nada la calidad de nuestros maravillosos productos. Una nueva oportunidad perdida. Tomamos nota.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.