Niño Gordo Tapas

 

Calle Hernando Colón, 10. 41004 Sevilla
Teléfono 955 44 07 28

En el panorama gastronómico sevillano actual los detalles más pequeños marcan la diferencia. Es por ello que la presentación y la condimentación de los platos están adquiriendo una importancia cada vez más significativa en nuestra gastronomía. Más allá de la calidad de los ingredientes y del buen sabor de la comida, que siguen siendo los factores fundamentales, los aromas y colores desempeñan un papel crucial en la elaboración de nuestra oferta gastronómica.

Si el grupo Ovejas negras no pudiera hacer algo distinto en cada proyecto, no serian ellos. Ovejas Negras Company nació en 2011 incorporando nuevas propuestas de restauración caracterizadas por el ambiente, la decoración y con una personalidad inconfundible. Niño Gordo es el décimo local del Grupo, el cuarto de la Calle Hernando Colón. Un atrevido espacio gastronómico ubicado a un paso de la Catedral que seguro se convertirá en una parada imprescindible para todos aquellos que buscan una experiencia culinaria diferente, gracias a su genial ambientación y la divertida y trabajadísima cocina.

Un interiorismo seña de la casa que recupera detalles decorativos en clave industrial revisada. La cálida y original ambientación juega un papel fundamental en la experiencia. En Niño Gordo se ha buscado crear diferentes ambientes introduciendo distintos elementos arquitectónicos: Paredes de ladrillo visto, nuevos materiales en un espacio tan inesperado como un baño revestido de una original imitación de piel de leopardo, pequeños botes con plantas acuáticas que decoran una espectacular barra a la entrada del local o arte urbano con fotografías e ilustraciones de músicos y artistas de cine. En la planta superior un salón más reservado, con una cocina a la vista del cliente. La iluminación cálida se ampara de todos los rincones del local para crear un entorno agradable. De fondo suena lo nuevo de Fuel Fandango.

Aquí se funden la elegancia de las técnicas orientales, la explosión de color y sabor de la cocina latina y la tradición de la mejor cocina mediterránea. ¿Quien dijo que no se puede hacer un viaje sin levantarse de la silla?. Es la magia de los sentidos. Basta con un sabor o un aroma para transportarnos a otro lugar y otro instante vivido. Fue probar el curry rojo de carrillera ibérica con boniato asado y me transporto a los kioscos de comida del barrio de Siam en Bangkok. Porque en Niño Gordo se imprime respeto por el origen y la naturaleza de cada plato. A este equipo le encanta ver el gesto de sorpresa de sus clientes con el primer bocado.

Una de las cosas que no puedo dejar de destacar es su personal. Profesionales jóvenes y muy agradables en su trato con los clientes, conocedores de su trabajo y atentos a todo lo que ocurre en el local. En este establecimiento la mixología adquiere un enorme protagonismo. Puedes tomarte un palomitero de curry banana de 1 litro 12,00€ o cofres coscorrón 16,00€ o de daiquiri 12,00€ de 1 litro servidos con hielo seco. Tragos largos como el Cilantro Bloody Mary con vodka macerado con cilantro 7,50€, asian negroni con jengibre 8,50€ o el pink mojito con ginebra de fresa 6,50€.

Una original carta cuya máxima es divertir al comensal con recetas hechas para compartir, como el bao cubano de con papada soasada, queso cheddar, plátano y pepinillos 5,90€ (2 und), katsu-sando de pan brioche con milanesa de lomo bajo de vaca 11,00€, hot dog de berenjena 5,50€, papitas a la huancaína 5,50€, un sabroso salpicón thai agripicante con gambas de leche fritas 5,90€, nem crujiente de cochinita pibil 3,50€, mejillones tikka masala 10,00€, curry rojo de carrillera ibérica con boniato asado y portobellos acompañado de arroz basmati con anacardos 11,00€, boloñesa servida como un larb (ensalada típica de Laos) 11,50€, wok de arroz basmati salteado con centollo de Galicia 12,00€ o el ramen tartufato con dados de foie, trompetas de la muerte y trufa 11,00€.

Opciones vegetarianas como la ensalada libanesa de garbanzos 8,90€, fideos de calabacín con pesto vietnamita 7,90€ o el curry verde de calabaza 9,50€. Platos fuertes como la presa ibérica a la cantonesa con pak choi 15,00€, lenguado con una meuniere koreana 16,00€ o el poké de satay de salmón balinés 13,00€.Menú degustación de 4 platos salados y postre por 29,00€. Y también están los postres como el pastel meloso de chocolate y jengibre 5,50€, curry frío de frutas con granizado de hierbas thai 5,50€ o el chanjá con bizcocho de vainilla, melocotón en almíbar, dulce de leche, chantilly y merengue seco 5,50€. Para acompañar la comida tenéis cuatro cervezas de tirador: Apa 2,50€, Lagunitas 3,50€, Heinekken 22,20€ o Paulaner de trigo 3,30€. Tres tintos y cuatro vinos blancos. Nosotros tomamos Enhebro de Valencia 3,00€ además de vermú Yo soy tu Padre 4,20€. Rosados, generosos y espumosos completan la oferta de bebidas.

Todos sus platos resumen a la perfección la esencia de su filosofía: cocina fusión atrevida y con carácter. Una cocina que nos hace viajar. Así es la nueva propuesta de Ovejas Negras Company, un atractivo y joven espacio en el que poder saborear una espléndida gastronomía urbana. Una llamada a los disfrutones y paladares gamberros con pedigrí que van en busca del mejor ambiente y la mejor oferta del centro de la ciudad. Como ellos mismos dicen ” El único compromiso que queremos es que vuelvas”. Muy recomendable.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.