El Bosque Tapas

 

googlemapsCalle Luis Montoto, 85 y 100. 41018 Sevilla
Teléfono 607 31 71 11

Podemos encontrar diferencias sustanciales entre las empresa familiares y otros negocios en los que no existen lazos consanguíneos entre sus trabajadores. La diferencia radica principalmente en que en una empresa familiar todos sus integrantes se implican de la misma manera, y el único objetivo siempre es luchar por ellos mismos y porque la empresa salga adelante, y no se escatima en esfuerzos para conseguirlo. El bar que hoy nos ocupa lleva 31 años en manos de la familia Aguilar. Los cuatro hermanos Aguilar se desenvuelven entre este local y la cafetería de la Clínica Santa Isabel, con una más que interesante carta de tapas.

Pero empecemos por el Bosque original. Estamos en un local pequeño y estrecho, recientemente reformado, con cuatro mesas, la barra al fondo y dos veladores en la calle para disfrutar de los días de sol. Llegamos a la hora entre los últimos cafés y las primeras cervezas, y nos sentamos a charlar sobre cómo nació este negocio. El trato de los hermanos Aguilar es amable y familiar. Nos cuenta Juan que su padre, Antonio, trabajador de banca en Nervión, decidió invertir unos ahorros en este local de la calle Luis Montoto para cederlo a sus hijos, mientras su madre Mari, contribuía con su sabiduría en la cocina, aportando recetas tan emblemáticas como la pringa 2,40€ o la carne mechada 2,40€, dos montaditos que no os podéis perder.

Su lista de tapas es amplia y se elabora en parte en las cocinas de la Clínica. Una oferta apoyada fundamentalmente en una enorme variedad de montaditos, además de guisos del día 2,80€ y buena chacina. Montadito de chistorra con cebollita caramelizada 2,50€, sobrasada y queso de Mahón 2,20€, solomillo al oloroso 2,80€, bacalao con salmorejo 2,40€, morcilla de arroz con pimientos del piquillo 2,20€ o pollo con dátiles y bacon 2,80€, además de tapas como la ensaladilla 2,50€, ensalada de pollo 2,50€, aliños varios 2,50€, musaka 3,50€, salmorejo 2,80€, hamburguesa de gambas 3,50€, queso de cabra con miel 3,20€ o mejillones gigantes en escabeche 2,80€.

Salimos del Bosque y vamos a ver el trabajo de la otra parte de la familia. No es noticia que la comida que se les sirve a los pacientes en muchos centros sanitarios españoles está más cerca del rancho carcelario que de la cocina digna. Sin embargo, en ocasiones podemos encontrar una estupenda oferta gourmet en las cafeterías de dichos centros. Estos locales deberían dar ejemplo con platos frescos y sanos para que los parientes de los enfermos puedan encontrar en ellos un pequeño consuelo a sus desdichas. Ese es el caso del restaurante de la Clínica Santa Isabel que está en manos de la familia Aguilar desde hace 15 años.

La Clínica esta justo frente al negocio original. Este restaurante rompe los esquemas de las cafeterías de hospital. Hablamos de un local sencillo que tiene acceso directo a la Clínica, con un pequeño salón a la entrada y una gran terraza para sentarse al aire libre. La actividad en la cocina es frenética, mientras un buen número de camareros sirven menús a los clientes que a esa hora llenaban el local y la terraza.

Aquí se sirven desde desayunos clásicos, incluso con churros y chocolate 3,00€/3,50€, una riquísima tortilla de patatas, chacinas ibéricas, platos combinados por 8,00€, ensaladas como la mixta 4,50€ o César 5,00€ o menús con 4 primeros y 4 segundos a elegir, con bebida, postre y pan por 9,50€. Las opciones el día de nuestra visita eran garbanzos con bacalao, fideos yakisoba con pollo, ensalada de canónigos con tomate cherry y crema de parmesano y ajoblanco de anacardos con melva de primero. De segundo cerdo asado con manzana, merluza en salsa verde, atún a la Roteña y pollo guisado con champiñones y jamón. Postres caseros para cerrar una estupenda comida. La comida es fresca y está realmente buena.

La ubicación es otro de sus puntos fuertes. Es genial encontrar un sitio de ambiente tranquilo y relajado en una zona de tanto ajetreo. Eso unido a la hospitalidad de esta familia y una oferta gastronómica que recupera la distinción de la cocina casera, hacen de este negocio un imprescindible de este bonito barrio sevillano. Lo cierto es que para nosotros, tanto el Bosque como la cafetería de la Clínica han sido todo un descubrimiento. No dejéis de probarlos.

 

 

 

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.