Cocina de Irlanda

 

Dicen los Irlandeses que el libro de recetas de la cocina de su país tiene muy pocas páginas. Y es que realmente es sorprendente que un territorio con tanta historia tenga tan poca cultura gastronómica. La historia de la cocina de Irlanda se comprende con la historia misma de Irlanda, ya que los siglos de colonización Inglesa no les permitió desarrollar más que el ganado y el cultivo de la patata. Eso si, la patata se hace de mil formas. Como el colcannon, elaborado con patatas y ajo o el champ que se realiza con puré de patatas y cebollas picadas. Sus cereales son muy conocidos para la elaboración de pan. Tienen un pan delicioso que untan con una mantequilla riquísima para acompañar la comida. En grandes ciudades como Dublín o Cork podéis encontrar cocina Irlandesa en los famosos pubs donde se toman las pintas de Guinness. Ademas la oferta gastronómica es muy variada. Restaurantes de todos los países del mundo invaden las calles del centro de las ciudades para abastecer la gran cantidad de turismo que tiene Irlanda en la época estival.

Los pescados más conocidos son el salmón y el bacalao y también es común encontrar ostras y mejillones, sobre todo en los puertos pesqueros como Howth. Un lugar que no debéis dejar de probar en esta bonita localidad es Aqua, pescado fresco con unas vistas espectaculares del mar de Irlanda. El plato estrella es el Cold Seafood Platter, langosta, ostras, salmón y cangrejo para dos por 35 euros.
Si nos vamos hacia el interior, los platos más típicos de la cocina de Irlanda son Irish stew o estofado Irlandes, un plato contundente para el mediodía, el Boxty que es una especie de pastel de patata que se sirve tradicionalmente en halloween, y el coddle, que consiste en capas de salchichas de cerdo cortadas en lonchas y recubiertas de bacon, todo ello mezclado con patatas cortadas en rodajas y cebollas.
El trato suele ser amable y cercano y los precios son un poco más elevados que en España. Comer sentado en un restaurante te puede salir de media por 20 euros y si te apetece conocer restaurantes de moda como The Church o The Lotts, donde podrás comer la mejor ternera a la piedra de Dublín, calcula unos 40 euros por persona.
Y por supuesto para beber una buena pinta de Guinness. Dicen que donde mejor la tiran de toda la ciudad es en el mirador de la 5ª planta de la Guinness Storehouse. Un espectáculo para los amantes de las cervezas con mucho cuerpo. Hermoso país.
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.