Barrabás Bar Restaurante

 

Plaza del Museo 41001 Sevilla
Teléfono 955 62 89 16

Uno de los planes imprescindibles que tienes que hacer en Sevilla sí o sí es ir de tapas. Disfrutarás del ambiente que hay en la ciudad, sobre todo en fin de semana, y aprovecharás para disfrutar de la gastronomía andaluza. La tapa es considerada en algunos sitios como un mero acompañamiento a la bebida, incluso hay lugares donde te la ponen gratis si pides un refresco. Pero en nuestra ciudad, la tapa está elevada al máximo exponente, siendo un verdadero patrimonio de cara al cliente. Hoy venimos dispuestos a que se te haga la boca agua y recomendarte uno de esos bares de reciente apertura que hace las delicias de oriundos y visitantes, en una de las esquinas más bonitas de la ciudad, frente al Museo de Bellas Artes y colindando con la calle Monsalves.

Tras las recientes visitas que hemos hecho últimamente al centro, hemos ido a conocer Barrabás, un lugar de encuentro que apuesta por el sevillano concepto de bar de barra. Una enorme barra de 17 metros donde podéis tapear al más puro estilo sevillano. Yo personalmente estoy enganchado al concepto de barra sevillana y siempre que puedo me busco un hueco en ellas. Me gusta tapear de pie y con el codo apoyado. Barrabas es perfecto para esto. A la entrada, una terraza retranqueada, y en el salón principal encontramos un buen número de mesas altas junto a los ventanales que dan a la Plaza del Museo. Al final, un pequeño comedor más reservado si os apetece tapear con más intimidad, con mesas bajas donde la carta cambia y está más centrada en platos y raciones. Si vais los fines de semana tendréis que hacer sitio entre el numeroso público que llena este local.

Barrabás lo ha puesto en marcha el mismo grupo del vecino bar de copas Iscariote y debe su nombre al acrónimo Barra-Bar, que derivo en Barrabas por tener colindante a Iscariote, la propia pronunciación los llevó a este nombre bíblico perfecto para una ciudad tan cofrade como Sevilla. Una decoración singular como lo demuestran las originales lámparas, suelos hidráulicos y bonitos cuadros en las paredes. Un espacio moderno que convive con una cocina tradicional puesta al día, con sugerencias de barra en formato tapas y en medias o raciones como la pimentada con gambas de “cristal” y huevos fritos 12,00€, corazones de alcachofas con pipirrana de anchoas 3,90€/8,50€/12,00€, croquetas de camarón sobre crema de tomate ligero y oloroso 3,80€/7,60€/14,00€, montadito de pluma ibérica, salsa thai y cebolla morada 4,20€ o el rejo de pulpo a la brasa sobre vichysoise 8,00€/16,00€.

Un primer apartado de ibéricos y quesos, como el Payoyo 3,25€/7,00€/10,50€, el de oveja con trufa 3,25€/7,00€/10,50€ o el manchego 3,00€/6,00€/9,00€. Entrantes fríos como un tomate con melva 7,75€, ensaladilla de langostinos 3,00€/6,50€/9,50€, papas aliñas con melva 3,00€/6,50€/9,50€, puntas de espárragos de Navarra 3,75€/16,00€ o anchoas del Cantábrico 3,50€/11,00€. Guisos como la tapa Barrabás de tomate casero con langostinos y chorizo 3,50€/12,00€, las albóndigas con salsa de tomate y hierbabuena 3,00€/9,00€ o la carrillada ibérica 3,50€/10,50€, además de fritos como las croquetas de jamón, de chistorra o de chipirón 3,00€/6,00€/9,00€ o los rollitos de langostinos con bacon típicos de la quinta gama 2,80€/9,00€.

Entre los pescados destaca la merluza, bien rebozada en taquitos 3,50€/7,50€ o gratinada 3,50€ o el chipirón frito con salsa de pimientos del piquillo 3,00€/6,00€. Entre las carnes encontramos el wok de abanico ibérico 3,25€, montadito museito 2,80€, puntas de solomillo al ajo 3,50€/7,50€, presa ibérica de bellota 4,75€ o una hamburguesa de angus. Panes como los de salmón y aceite de oliva virgen, de jamón y aceite o de bacalao ahumado y salmorejo. Revueltos de chistorra y langostinos o el de langostinos, jamón y pimientos del piquillo. No dejéis de probar los arroces con carrillada ibérica, con gambón y cazón o el arroz negro con chipirón (mín 2 pax) 12,00€ por persona. Los postres son caseros y destacan su torrija de toffee, chocolate y helado de vainilla, el arroz con leche y un helado de nata con virutas de chocolate al PX. Tienen cerveza Cruzcampo y un tirador de manzanilla Elías, además de una amplia carta de vinos con más de 150 referencias, con vinos generosos de Jerez.

Hay muchísimos otros bares donde ir de tapas por el centro de Sevilla, pero lo que más me gustó de Barrabas es que las tapas son de calidad, cosa que en otros bares de tapas tradicionales se esta perdiendo. Tienen tapas muy elaboradas, con buen tamaño y muy sabrosas. No es que este local sea único e irrepetible, se parece a otras ofertas de la capital, pero es perfecto para hacer la primera parada si estáis por el centro y tomar un buen vermut. ¡No lo dudes y apúntalo! Además el trato es estupendo, seguro que no os va a defraudar.

Compártelo en tus redes sociales

One Comment

  1. Todo muy rico

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.